«Diego le dijo a mi hijo:“Mirá cómo sabe este pibe” y fue el momento mas sublime de mi familia»

0
147

Dolina: “Maradona enfrentó la vida de un modo épico”
A días del cumpleaños 60 de Diego, la próxima semana saldrá el libro “D10S, miradas sobre el mito Maradona”, del periodista Julio Ferrer, con más de 80 entrevistas a personajes del universo maradoneano. En este adelanto, el testimonio de Alejandro Dolina.

-Alejandro, conociendo tu pasión por el fútbol, te propongo transitar alrededor de la figura de Maradona.

-Me gustaría aportar algunas pocas vivencias con Diego Armando Maradona, con quien tengo muy buena relación, aunque sin llegar a la amistad porque solamente nos hemos visto una docena de veces, en las que hemos conversado largamente. Considero que podemos encontrar facetas de Diego que no han sido suficientemente exploradas. Por ejemplo, es muy buen cantor, y eso lo digo yo, que soy cantor y músico y vivo la música con gran intensidad. Diego canta y afina muy bien y hasta me parece extraño que no hayan explorado ese costado tan atípico y natural. Otra gran cuestión, a mi juicio, es que tiene un humor muy inteligente. Un hombre que juega como Diego tiene que ser un tipo vivo, astuto. Y la astucia es una forma de la inteligencia. Respecto a eso, recuerdo algunos momentos. Los dos fuimos protagonistas en 1996 de una película muy mala –a mi criterio–: «El día que Maradona conoció a Gardel». Una parte de la filmación la hicimos en Buenos Aires y otra en Punta del Este en pleno invierno. A veces salíamos a recorrer la ciudad de noche, con los negocios cerrados y siempre hacía el mismo chiste, no recuerdo si por una ocurrencia mía o de él, pero decía: “Gran fracaso la temporada en Punta del Este”. También recuerdo una anécdota graciosa durante la filmación de la película, en una noche muy fría. Había una especie de bar con forma de chalet, que habían abierto para la filmación, y que estaba lleno de extras. En esa escena teníamos que entrar con Diego al bar. Lo que sucedió fue que esa misma escena tuvimos que repetirla varias veces, y cada vez que estábamos afuera esperando la entrada, sufríamos un frío espantoso. Hasta que de pronto, en una de las últimas repeticiones y en medio de un silencio absoluto, se oyó claramente la voz de Diego decir: “Che, ¿y si nos vamos a la mierda?”. ¡Me causó tanta gracia esa ocurrencia del hartazgo! Fue memorable.

-¿Fue en esta película donde conociste personalmente a Maradona?

-A Diego lo había conocido meses antes de esa filmación, cuando me invitó almorzar en el Hindú Club. Ese día fui acompañado por mis dos hijos y durante el almuerzo Diego estaba conversando temas de fútbol y mi hijo más grande, Alejandro, en ese entonces de 13 años, lo escuchaba atentamente y de repente se puso a hablar con él. En un momento Diego como asombrado me dice: “Mirá cómo sabe este pibe”. Esa frase para mi hijo fue sublime, el acontecimiento más extraordinario que había vivido hasta ese momento. Ese almuerzo que viví con mi familia fue un momento especial que le voy agradecer todo la vida.

«LA MANERA DE PENSAR Y VIVIR DE MARADONA NO ES ACEPTADA POR EL ORDEN ESTABLECIDO DE LOS MERCADERES. YO CREO QUE BUSCARSE ESOS PROBLEMAS CON EL ESTABLISHMENT ES LA NATURALEZA DE LOS SERES HUMANOS SUPERIORES.» (ALEJANDRO DOLINA)

-¿Pudiste tenerlo como invitado en algunos de tus clásicos programas de radio?

-En 2014, mientras estaba trabajando en Europa, lo invité Diego a una emisión de mi programa de radio «La venganza será terrible» desde la Piazza dell’Esquilino en Roma, frente a la embajada argentina. Allí habló y defendió al entonces gobierno de Cristina Fernández, habló del amor que le profesaba a Evita y de su encuentro con el Papa Francisco.

-¿Cómo definirías a Maradona?

-El Maradona futbolista es lo mejor que existió en la Tierra. Puede haber muchos jugadores excelentes como Pelé, Cruyff y Messi, entre otros, pero Maradona tiene una manera artística, en su vida y en su juego. En algunos de los clubes donde jugó, como en el Barcelona pero más aún en el Nápoli, tuvo que hacer todo de abajo, con infinidad de dificultades. Y siempre las resolvió. Y toda esa construcción lo fue convirtiendo en un héroe deportivo. Con su vida se podría hacer una novela extraordinaria, siempre enfrentó las dificultades de la vida y el deporte de un modo épico. Diego aceptó que es un héroe trágico, que no se tiene que enfrentar con el vecino de la esquina. Sabe que se enfrenta siempre con los poderosos del mundo, tanto en ámbitos deportivos como políticos. Su manera de pensar y vivir no es aceptada por el orden establecido de los mercaderes. Yo creo que buscarse esos problemas con el establishment es la naturaleza de los seres humanos superiores. Maradona es una especie de héroe griego, que batalla por la nobleza y el honor más allá de cualquier mortal. Maradona es un ídolo popular planetario de altísimo vuelo, fuera de la lógica de la sociedad burguesa que busca los ejemplos de la falsa moral e hipocresía. Lo ubico en la misma categoría de Muhammad Ali. Son personajes que en sus disciplinas son inigualables y, además, han luchado contra la injusticia y los poderes establecidos.

Fuente 442

Publicidad