Depresión, aislamiento y problemas familiares: así fueron las últimas horas de Julio César Toresani

0
148
Telam La Plata 27-08-06 (Foto:Carlos Cermele /Telam/cf)

El ex jugador atravesaba un cuadro depresivo, producto de la falta de trabajo y la separación de su segunda esposa. Sus últimos días los pasó en una habitación del hotel que posee la Liga Santafesina de Fútbol en su predio

Una habitación oscura. Alejada de los problemas en los que se sumergió en el último tiempo. Sin trabajo y separado de su segunda esposa, Julio César Toresani se refugió en el hotel que la Liga Santafesina de Fútbol posee en la provincia natal del ex jugador.

“Le dolía estar así. Él quería dirigir y su última experiencia había sido en Rampla Junior, un equipo de Uruguay con el que vino a hacer la pretemporada en febrero”, explicó el presidente de la institución que nutre al fútbol santafesino, Axel Darío Menor.

El cuadro depresivo que hostigaba al ex mediocampista lo llevó al aislamiento. “Acondicionamos un sector para que esté tranquilo y nadie lo moleste”, detalló el dirigente y amigo del Huevo en diálogo .

Según el directivo, Toresani tuvo “algunos desentendidos” con su ex esposa, pero la realidad es que ya llevaban separados un largo período. Se trataba de un segundo matrimonio con el que tuvo su tercer hijo (los 2 anteriores los tuvo con su primera esposa), aunque algunas visitas esporádicas sostenían las esperanzas de una posible reconciliación.

Sus síntomas marcaban, quizás, un destino trágico. Incluso hace un par de semanas ya había tenido un intento de suicidio que fue velozmente desactivado por su círculo íntimo que lo rodeó en el último tiempo. Una ingesta de pastillas dejó a Toresani casi inconsciente al borde del colapso y la pronta intervención de sus amigos fue vital para evitar su muerte.

“Lo trasladaron al hospital, donde estuvo internado unos días porque le hicieron un lavaje en el estómago”, explicó Axel Menor, máxima autoridad de la Liga Santafesina de Fútbol que compartió la amistad de Julio César con el vicepresidente de la entidad, Gustavo Marcelo Pueyo.

Tras aquel episodio cargado de tensión, desesperación y dolor, parecía que el ex Boca y River iba a salir adelante. “Yo intentaba sacarlo de la habitación. Lo invitaba a ver los partidos de los juveniles, porque nuestra organización nutre a más de 14.000 chicos de distintos clubes y siempre hay actividad”, continuó Menor.

Sin embargo, cuando el reloj marcaba las 7 AM del lunes y varios canteranos se acercaron al sector donde se hospedaba el Huevo para ir a saludarlo, descubrieron el cuerpo sin vida del ídolo local.

Durante el domingo aparecieron los primeros indicios que marcarían el trágico desenlace. “Comimos unas frutas y vimos por televisión el segundo tiempo de Sarmiento de Junín, pero estaba mal. Estuve con él desde las 5 hasta las 7 de la tarde. Le quise llevar unas tortas fritas, pero no las quiso. En ese momento no me imaginé este final. Incluso a la nochecita vinieron unos amigos suyos y me despedí”, relató Axel Menor sin saber que ese había sido su último adiós.

Los mensajes por WhatsApp fueron como una premonición. “Llegó el momento. Demasiado la espera”, fue uno de sus estados que se observó en su celular. “Gracias amigos, ustedes ya saben”, siguió escribiendo en su teléfono particular, como si le hubiera mencionado la decisión final a sus últimos visitantes.

A los 51 años murió Julio César Toresani. Aquel mediocampista que jugó en 3 de los 5 grandes y fue muy querido en Santa Fe (vistió las camisetas de Unión y Colón) se quitó la vida tras atravesar un cuadro depresivo producto de sus problemas familiares y laborales.

“La estaba pasando mal. Añoraba mucho dirigir. Lo que más le dolía era estar sin trabajo y lejos de su familia”, confesó el dirigente, quien le pidió a Futbolistas Argentinos Agremiados que actúe de inmediato para que no se vuelvan a repetir este tipo de situaciones. “El ambiente de nuestro fútbol tiene que buscar una salida para que estos muchachos no queden expuestos cuando les toca vivir algo a lo que no están acostumbrados”, analizó Menor y agregó: “Nosotros intentamos contener a nuestra gente, pero es difícil cuando no podemos brindar una solución definitiva”.

Las conversaciones que había mantenido el directivo con el ex arquero Pablo Burtovoy, quien actualmente es uno de los vocales de Agremiados y preside la fundación de la entidad que tiene como máxima autoridad a Sergio Marchi, no logró evitar el doloroso final. “Habíamos hablado de buscar la manera para que se impulse el deseo de estudiar a los futbolistas, porque actualmente hay jugadores que están llegando a Primera sin completar la Secundaria. Si esos chicos no logran resolver sus situaciones económicas en la etapa de profesionales, cuando se retiren no van a saber qué hacer y nuestra idea es darle una herramienta para que puedan salir adelante”, concluyó.

Fuente Infobae