De La Cruz conto la clave del exito de Gallardo y River: “Este grupo nunca te deja bajar los brazos”

0
17

¿Cómo trabajó la ansiedad? ¿Cuándo hizo el click para convertirse en un jugador clave para River? ¿Qué piensa del sondeo del City? De la Cruz se lo contó a Olé, y dijo: “Podemos ganar el torneo”.

“Suelo viajar en los primeros asientos del micro. Y cuando llegamos y vi el pasillo de seis kilómetros, me pregunté: ¿Dónde termina todo esto? Fue una verdadera locura…”.

Publicidad

Una semana no le alcanzó. Seis noches no bastaron. Nicolás De La Cruz sigue intentando comprender, sin dejar de disfrutar, el cariño de la gente, que dispara reacciones insospechadas. Recibimientos multitudinarios, vigilias diarias, sacrificios económicos… Y un aguante bajo la helada llovizna que cayó en El Desafío. Está, el uruguayo, cerrando la pretemporada con la energía que le inyectó el pueblo riverplatense. Pero también enfocado en lo que vendrá. “Más que una pretemporada, ésta fue una puesta a punto”, define el volante. “Los períodos son más cortos este año. Antes de las vacaciones, Gallardo nos pidió que nos mantuviéramos en forma porque en este semestre íbamos a ir por la Superliga. Y ya el 19 tenemos un partido importante para quedar en la punta y depender de nosotros”, recalca.

-River terminó el año muy bien, y vos, mejor aún: ya sos una fija para Gallardo.

-Conseguí una regularidad que no venía teniendo. A partir del partido con Inter en Brasil hice un click en mi juego. Siempre me sentí importante, porque el entrenador y el grupo me lo hacían sentir, pero no gozando de tantos minutos como me pasó en el 2019.

-¿Hoy sos importante desde otro lugar, digamos?

-Una cosa es sentirte importante, como nos ocurre a todos, y otra cosa estar siempre rondando entre los 18, entre los 12 siendo el primer cambio, o ya en el equipo que sale al campo. Este grupo nunca te deja bajar los brazos porque el que viene corriéndote de atrás siempre quiere jugar.

-¿Y qué cambió en vos?

-Hice hincapié en el tema físico, que era algo que me venía faltando. La salida del Pity Martínez a principios de año fue una baja importante para el grupo, pero personalmente me abrió un camino que intenté aprovechar. Trabajé la tranquilidad para definir jugadas: por ahí hacía todo pero me faltaba el último pase, el último toque para la llegada al gol. Marcelo me mostró los caminos que debía recorrer para ser importante en River.

-¿Cuáles fueron sus enseñanzas?

-Me marcó que tenía buenos movimientos con la pelota pero hacía un toque de más. Por mi ansiedad, no terminaba bien la jugada. Me demostró que, si me tomaba un segundo más, por mis cualidades físicas iba a tener tiempo. Tenía que bajar…

-Y él te ayudó…

-Sí. Me dijo que, dentro de un equipo que tiene mucha movilidad, jugar sin pelota era tan necesario como hacerlo con el balón. Eso es lo que me ayudó a mí.

-¿Y la recuperación? ¿La puliste?

-Nosotros entrenamos la presión tras una pérdida. El primero que tiene que recuperar es el que la pierde y no lamentarse, porque el partido sigue. Es algo que Gallardo me metió en la cabeza.

-¿Te apoyaste en alguien más?

-Sí. Por ejemplo, tenemos a Sandra Rossi que constantemente está con nosotros. Ella es una integrante fundamental para River. No se la ve dentro del campo porque no juega pero para mí fue importante.

-¿Desde qué lugar?

-Haciendo trabajos de visión, con ejercicios para abrir la mente y así buscar otros caminos dentro del campo.

-Mejoraste tanto que hasta el Manchester City de Guardiola te contempla como una opción de fichaje.

-Sinceramente son los empresarios los que manejan el tema. Yo me desenchufé. Me desenfoqué de todo porque en las vacaciones quise disfrutar de mi familia, de mis hijas. Guardiola es uno de los mejores entrenadores del planeta, estoy en las redes sociales y leo lo que se pone, pero estuve siempre tranquilo. Haciendo las cosas bien se dará lo que tenga que darse.

-Borré dijo que las ocho fechas que quedan en la liga pueden encararse como una Copa. ¿Coincidís?

-Son ocho partidos y tenemos el objetivo claro: ir por la Superliga. Serán todas finales. Como pasa en los torneos internacionales, que son ida y vuelta. Esto es un torneo corto. Estamos con la misma mentalidad. Y creemos que lo podemos lograr.

Fuente Ole