Cuando a Andrés Iniesta lo consumió la depresión en su mejor momento y luego de ganar todo

0
1141

El histórico mediocampista azulgrana se confesó en una entrevista íntima y reconoció que llegó a pedirle ayuda a un médico para poder salir de esa situación

El futbolista español Andrés Iniesta ha afirmado, al recordar la etapa que vivió cuando tuvo depresión, que deseaba “que llegara la noche” para poder tomarse “una pastilla”.

“A las personas nos mueve la ilusión y en una situación así no tienes nada, no sientes las cosas. Deseaba que llegara la noche para poder tomarme una pastilla y descansar”, dijo en el programa Salvados de La Sexta.

“Cuando sufres depresión, no eres tú. Cuando estás tan vulnerable es difícil controlar momentos de la vida”, explicó Iniesta.

 

“A mí me viene todo después de ganar el triplete con el Barsa”, aseguró el histórico mediocampista azulgrana. “Ganas el triplete, metes el gol al Chelsea, ganas la Champions, ganas tres títulos… Un año increíble, y llega el verano y te empiezas a encontrar mal. No sabes qué pasa”, detalló.

“Ahí empiezas a entrar en un proceso tuyo, interior, de comenzar a pensar que te encuentras mal y no sabes por que, y te hacen pruebas y todo esta bien pero tu no. Ahí ya entras en un bucle en el que te encuentras muy vacío”, confesó el hoy jugador del Vissel Kobe.

“Una tarde estaba en casa y me encontraba muy mal. Llamé al médico y le dije ‘o hacemos algo o no se qué va a pasar’, esa misma tarde bajamos a la ciudad deportiva y le dije ‘necesito ayuda, necesito algo, porque sino no salgo de esta situación’, aseguró El Cerebro.

 

El futbolista de 34 años también habló sobre su marcha a Japón: “Ojalá hubiera podido jugar toda mi vida en el Barça, pero no estaba para dar mi 100% al equipo”.

También recordó la fuerte rivalidad Real Madrid-Barcelona en la época en la que el portugués José Mourinho entrenaba al equipo blanco. “Mourinho fue el componente clave en la mala relación que hubo en aquella época entre Barça y Madrid”, dijo.

“Quien no lo quiera ver es que traspasa los límites de la radicalidad. Aquello hizo mucho daño a la selección, a los compañeros. Era surrealista. No veías la rivalidad de siempre, veías odio. Se cultivaba ese ambiente y era insoportable”, concluyó.

Fuente Infobae