Buffarini contó que de chico fue a probarse a Boca varias veces y no quedó

0
201

El hoy lateral derecho del Xeneize repasó sus inicios y recordó cuando se fue a probar al club: «Si fueron cuatro, cinco veces, me quedo corto».

Cada futbolista es un mundo. Desde Lionel Messi hasta el que juega en el ascenso más puro y más recóndito del planeta. En cada uno de ellos, si los investigamos y los conocemos, seguramente encontraremos un común dominador: la perseverancia. Un factor que es clave en cualquier profesional de un deporte que, muchas veces, se rechaza a los primeros intentos.

Julio Buffarini, campeón de la Libertadores con San Lorenzo en 2014, exjugador de la Selección Argentina y hoy campeón de la Superliga Argentina 2019/20, contó justamente su propia historia y dio detalles de cómo fueron sus inicios en el fútbol. Nadie le regaló nada y tuvo que lucharla mucho para hoy ser el lateral derecho titular de uno de los equipos más grandes de la Argentina.

Justamente, Buffarini contó una curiosidad: de chico fue a probarse varias veces a Boca ¡y nunca quedó! Realmente, la historia fue imperdible en la entrevista que le dio a Alejandro Fantino por ESPN: «Siempre inculco el tema de la perseverancia, es una característica mía. Obvio que estos años la gente me conoce por haber jugado en San Lorenzo, en San Pablo, la Selección y ahora en Boca. Pero mi carrera fue una lucha constante, pasando por Talleres, Atlético Tucumán y Ferro…», empezó.

«A los 14, 15 años, vine a probarme cuatro o cinco veces a Boca. Cuando iban ‘cazadores de talentos’ a ciudades cercanas en Córdoba, iba, me probaban y de Atalaya me traían a probar suerte acá. Tuve la suerte de empezar en la Sexta de Talleres y cuando iba a subir a Primera, a los 16 años, tuve una hernia inguinal y me operaron», agregó quien hoy ya suma tres títulos ganados con el Xeneize.

Por último, contó que convenció a sus padres para ir a La Bombonera en la última fecha, pese a que Boca tenía pocas posibilidades de terminar esa noche con una sonrisa: «Mis viejos no tuvieron la suerte de poder entrar a la cancha en los anteriores títulos en Boca. Esta vez, en el último partido, contra Gimnasia y Esgrima La Plata, siendo siempre yo muy positivo, les dije: ‘Vengan porque tengo la sensación de que las cosas van a salir bien’. Mi mamá no es de venir mucho porque en la cancha sufre mucho. Cuando termina y ya somos campeones, festejé con mis compañeros, por todo lo que remamos todos los días, y después salí rápido a buscar a mis padres, a mi señora y mi nena, y entraron todos a la cancha. Me miro mi viejo y me dice: ‘Ja, hay que jugar acá adentro’. Porque no es lo mismo verlo desde la tribuna que estar adentro, porque parece que la gente se te cae encima. Ahí le dije: ‘Viste, no es lo mismo jugar con 70.000 personas que con 100…».

Fuentes Bolavip.

Publicidad