Borre los niguneo con esta frase: “Esta final es más difícil que la de Boca”

0
1113

Borré dice que la definición de la Libertadores contra Flamengo será más dura que la del año pasado porque “es un solo partido”. Ausente por suspensión en Madrid, el colombiano tiene revancha el sábado en Lima.

Publicidad

Estuvo un año esperando este momento. Un año largo, en el que sólo se habló de ese partido. La final contra Boca en el Bernabéu será inolvidable para todos, pero para Rafael Santos Borré lo es de una manera particular. El colombiano osciló durante meses entre la alegría de haber participado de manera esencial para que River ganara la Copa Libertadores más importante de la historia, con goles clave en octavos, cuartos y semis, y la tristeza final de haber visto el partido mítico del 9/12 desde afuera de la cancha. Nunca pudo sacarlo de su cabeza. Por ahí este sábado pueda dar vuelta esa página, cuando salga a la cancha como titular inamovible de este equipo que estará otra vez en una definición de Copa. Una definición que pinta tan o más brava que la de Madrid…

-Después de la espina de Madrid, te vas a poder dar el gusto, Rafa.

-Es algo que todavía me cuesta olvidar. Por no haber podido estar en ese partido, por no haber podido ayudar a mis compañeros en ese momento. Pero luego recuerdo la felicidad que viví y se me pasa todo. Ahora Dios me da la oportunidad de jugar una final de Libertadores. Y ojalá que Dios tenga lo mejor para nosotros.

-¿Qué es más difícil: esta final única o la del Bernabéu contra Boca?

-La final con Boca fue de ida y vuelta y ahí cualquier cosa puede pasar. Sabíamos que teníamos la ventaja de cerrar de locales, aunque luego sucedió lo que ocurrió… Y en un partido único va a depender mucho de cómo estés y cómo te salgan las cosas ese día. El que esté mejor será campeón.

-O sea…

-Sí, claro que es más difícil una sola final. Son 90 minutos, está todo puesto ahí y no tenés revancha.

-A propósito de Boca. Después de cinco eliminaciones consecutivas, ¿qué son para ellos?

-Yo creo que cuando marcás una pauta como lo hicimos nosotros en estos duelos con Boca, cada vez que vas a enfrentarte con tu rival te empieza a generar dudas. Logramos eso y tiene mucho mérito porque a medida que ellos fueron cambiando jugadores y entrenadores, a nosotros también se nos fueron yendo jugadores importantes. Pero seguimos manteniendo nuestra idea y personalidad a la hora de jugar esos partidos. Eso no es fácil.

-¿Son una especie de karma?

-Y, puede ser… Porque no es sencillo mantener eso a lo largo del tiempo. Y nosotros lo hemos logrado. Va a ser complicado que pase esto tan seguido como nos pasó ahora. Nosotros sabemos que a cualquier rival le podemos hacer daño y que en los duelos somos importantes.

-Viene Flamengo, un duelo de espejos. Y vas a tener que enfrentar a Filipe Luis, con quien estuviste en el Aleti.

-Con Fili va a ser un lindo reencuentro. Me recibió muy bien y fue uno de los compañeros con los que mejor me llevé en España. Era un referente pero siempre estaba con los más jóvenes. Me hacía reír mucho. Estoy muy contento de que haya tomado la decisión de volver a Sudamérica y que esté jugando una final. Pero ya en el partido eso va a quedar a un lado y vamos a tratar de jugarnos cada quien su carta. Me gusta ir mucho por su sector, vamos a ver cómo está ese duelo.

-Hace un año y medio dijiste que tu cuenta pendiente era convertir un gol en la Libertadores. Hoy que sos el goleador en el torneo, es jugar la final que te quedó como espina de 2018. ¿Qué cambió en vos?

-He ido evolucionando mucho. Y estoy contento por el cambio que se ha venido dando en el equipo. El grupo me ha ayudado a crecer como jugador y como persona y obviamente el cuerpo técnico me ha ayudado a potenciarme y a mejorarme día a día. A lo largo del tiempo me he propuesto metas y en River las pude ir cumpliendo. Pude marcar goles en la Libertadores, obtener un título internacional, aumentar mi efectividad. Creo que más que nada es la mentalidad, ¿no? La que uno tiene para enfrentar los retos. Fui adquiriendo experiencia y pienso que hoy soy un jugador más maduro: eso, dentro de la cancha, ayuda a tomar decisiones.

-¿Hoy sos más goleador?

-Eso me lo dio la tranquilidad que me brinda el grupo, la confianza que tengo de mis compañeros. Tener esa tranquilidad para definir mejor se ve reflejada en poder anotar más goles. Pero el goleador en este River no tiene que ser egoísta, tiene que ayudar al equipo, es algo que siempre hablamos.

-¿El fútbol de Gallardo no se parece al de Europa?

-Es un fútbol bastante diferente… Intenta arriesgar mucho hacia adelante, intentamos buscar siempre los partidos desde el primer minuto. Intentamos poder siempre proponer nosotros la idea de juego. Obviamente en Europa se tiene mucho en cuenta esto pero más que nada en los equipos grandes. Otros clubes por ahí lo manejan de otra forma.

-¿Pensás en volver? ¿De ser este Borré pero en Europa? ¿Cuántos objetivos te faltan para poder volver?

-Cuando llegué a River tenía la mentalidad de querer ganar todo con esta camiseta y estamos en ese camino, en el de querer conseguir todos los objetivos. Ojalá nos dé para conseguirlos. Obviamente uno nunca está cerrado a que llegue algo bueno para uno en lo personal, pero, como te digo, por ahora estamos felices aquí.

-Vivís en una Argentina con un contexto económico difícil, devaluación, cepo… ¿Lo pensás desde ese lado o en River el dólar no es tanto un problema?

-Obviamente la situación del país siempre influye y es algo que por ahí afecta mucho a los jugadores del medio. Pero también River te da la tranquilidad del grupo que tienes, del laburo que hacemos… Siempre este equipo con la humildad ha ido consiguiendo cosas y llegando adonde ha llegado. Eso a mí me pone contento, es difícil dejar un lugar como éste y con el grupo que tenemos.

-¿Aun cuando el cambio se dispare?

-Sí. Más allá de eso uno tiene que tener en cuenta también que cuando va a otra parte no todo es fácil al principio. Como me costó acá uno llega a otro lugar y es empezar de cero y enfocarse en que al principio será duro, que toca demostrar algunas cosas, adaptarse a otro estilo de juego… Eso también es complicado. A la hora de tomar decisiones hay que ponerlo en la balanza para ver qué es lo mejor.

-Con el Cholo estuviste un año. Conociste su exigencia. ¿Es tan exigente como Gallardo? ¿O al revés?

-Creo que los dos son exigentes, y bastante exigentes, pero en cosas diferentes. El Cholo tiene una idea distinta a la de Marcelo. Gallardo tiene una idea que es particular, que es de salir a proponer y a buscar. Por ahí tener una intensidad alta para recuperar la pelota, de querer juntar pases rápidos, el Cholo en cambio es intenso a la hora del trabajo pero también el estilo es distinto. Eso también lleva un tiempo de adaptación. Creo que el trabajo que él hace con el Atlético hoy en día se le ve muy bien porque ha dado resultado. Pero son ideas diferentes.

-¿Este River no tiene nada de europeo?

-Este River para mí es muy sudamericano, pero tiene algunas cosas europeas, como cuando tiene la pelota. Y cuando no tiene la pelota es un equipo muy sudamericano que sale a buscar y a proponer. Es una mezcla que hace que sea interesante porque en algunos momentos nosotros también tenemos la posibilidad de atacar rápido y eso se ve mucho en Europa.

-¿Cuántos objetivos te quedan de acá a junio? ¿Goleador, la Libertadores, la Copa Argentina, la Superliga, el Mundial de Clubes…?

-Obviamente los títulos personales trato de dejarlos a un lado. Trato de ponerme metas con los goles. Hacer cierta cantidad de goles o llegar a eso.

-¿Cuál es tu meta?

-Trato de ponerme un rango a medida que van pasando los partidos. Pero sí trato de ponerme una cierta cantidad de goles en los temas personales. Y en lo grupal obviamente quiero ir por todo. Quiero ir a ganar todo. Esa es la mentalidad de este grupo y eso lo ha hecho conseguir lo que logró. Ahora vamos por más.

Fuente Ole