«Bermúdez era muy tranquilo afuera de la cancha y adentro se le salía la cadena»

0
35

El ex jugador de Boca y la Selección repasó su etapa en el Xeneize y explicó por qué se fue del club antes de la Intercontinental

Walter Samuel es quizás uno de los referentes más importantes en su puesto en los últimos años. «El Muro», como llegó a ser apodado, la rompió toda en Boca, la Roma y Real Madrid pero fue en el Inter donde encontró su lugar y conquistó todos los títulos posibles.

Haciendo un repaso sobre su carrera, y en especial su etapa en Boca, el jugador contó que «mi viejo era fanático, pero yo el que más. Tengo dos hermanas y mi mamá. Y era yo el más loco, seguía mucho a Giunta, Giuntini, Simón, recuerdo mucho esa época. Yo era el que más sufría, ya sea pegado a la radio o viendo a la noche Fútbol de Primera. Y nunca había podido ir a la cancha, recién conocí la Bombonera cuando fui a jugar con Newell’s.»

Tras la llegada de Bianchi a Boca, el defensor notó un cambio enseguida: «me metió y me metió, y me dio confianza. Jugaba siempre. A veces hacía descansar a alguien y a mí me seguía poniendo. Aparte era cercano con los más chicos, sea para despertarnos a mí y Aníbal (Matellán), que éramos de dormir mucho, o para hablar.» Además, agregó que «Carlos se acercaba y hablábamos de otras cosas, no sólo de juego. Cómo estabas, si tenías novia, de la familia. Después, si tenía que corregir un error era más grupal. Era muy relajado, y eso lo transmitía.»

Carlos se acercaba y hablábamos de otras cosas, no sólo de juego. Cómo estabas, si tenías novia, de la familia. Después, si tenía que corregir un error era más grupal. Era muy relajado, y eso lo transmitía.
Otro histórico de Boca fue Jorge Bermúdez, ahora en el cuerpo técnico del club, sobre quien Samuel dijo que «nos complementábamos bien. Jorge tenía experiencia y me ayudó un montón, se lo dije a él. Hablaba mucho, imponía respeto, a veces se pasaba de rosca… Me marcó mucho su modo de ser. Tranquilo afuera de la cancha, pero adentro se transformaba, por ahí se le salía la cadena.»

El hincha de Boca seguramente recuerda como si fuera hoy el gol que convirtió al América y que permitió al Xeneize acceder a la final de la Copa Libertadores ante Palmeiras. «Creo que es por lo único que me recuerda el hincha de Boca, jaja. Cada vez que me hablan es por eso. A veces me dan ganas de decirles un poquito más hice, je. Pero es normal: tuve la suerte de ese gol (el 1-3) y pasar a la final, y quedó marcado por cómo se dio el partido allá: íbamos a quedar como los más pecho frío de Argentina si perdíamos. Porque habíamos ganado 4-1 en casa y perder allá así hubiese sido catastrófico para nosotros.»

Y agregó sobre aquel título que «ahora se cumplieron 20 años y es emocionante. En estos días me mandaron algún video y está bueno, te traen buenos recuerdos. Más que nada que eran 20 ó 30 hinchas de Boca, recuerdo que después del partido los encontré cuando fui al antidóping y algunos los habían cortado, les habían tirado de todo y no les importaba nada, estaban felices. Eso me quedó marcado.»

Luego de aquel torneo, el futbolista partiría rumbo a Europa para sumarse a la Roma. Sobre su decisión, explicó finalmente y en diálogo con Ole que «por más que en la Roma me encontré bien, dudé mucho en irme, pero tenía que poner en la balanza ayudar a mi familia y mejorar yo, pero me hubiese quedado tranquilamente. Estaba muy feliz en Boca.»

Fuente TNT Sports

Publicidad