Amor por la Seleccion: El dia que Diego se peleo con el Sevilla y arrastro a el Cholo por la Argentina

0
26222

Viajó sin permiso para jugar ese partido con Dinamarca y fue el comienzo del fin de su relación con el club andaluz.

Publicidad

Estaba feliz en los albores de ese 1993. Más delgado (había bajado 10 kilos). Con el pelo corto. Y muy motivado: se entrenaba en doble turno. En una nota aparecida en la Revista Gente, por entonces, titulada «Cómo vive Maradona en Sevilla», se puede leer: «Tranquilo, sale poco, juega con sus hijas y nunca llega a su casa (que perteneció al torero Espartaco) después de las 10 de la noche. ‘Sevilla es mágica’, dice Diego. Su familia, sus compañeros, la gente y su psicólogo hicieron el milagro».

Duró poco el milagro… En febrero, todo se rompió. Otra vez Diego se enfrentó con el poder y se peleó con el presidente del Sevilla (Luis Cuervas) y con el vice (José María del Nido) para ir a jugar dos partidos con la Selección contra Brasil y Dinamarca. Con su «amada» camiseta celeste y blanca que defendió en 91 partidos, gritó 34 goles (aunque oficialmente le computen 87 encuentros y 32 tantos) y se alzó con tres títulos (Mundial juvenil de Japón 1979, Copa del Mundo México 1986 y la Copa Artemio Franchi 1993).

 

Esos partidos fueron el comienzo del fin de su relación con el club andaluz, que terminó quebrándose un poco más tarde. Los Diego (Maradona y Simeone) vinieron a jugar el clásico contra Brasil por el centenario de la AFA, viajaron a Logroño para jugar por Sevilla ante el local y la Junta Directiva del club les prohibió volver a viajar a la Argentina para el partido con Dinamarca. Diego arrastró a Simeone, se tomaron un taxi al aeropuerto y de allí el avión a Buenos Aires.

Inmediatamente, a ambos futbolistas argentinos le abrieron un expediente por tres faltas graves: «llegar 24 horas más tarde de lo previsto tras el primer partido (Argentina-Brasil), irse sin permiso tras jugar el partido en Logroño y efectuar declaraciones contra el presidente Cuervas». Poco le importó a Maradona…

«Todos saben que mi amor por la Selección argentina nació conmigo. Defender la celeste y blanca fue mi siempre mi bandera. Y lo que, como capitán o como técnico, les inculqué al resto de los jugadores», le dijo hace poco Diego a este periodista. No hacía falta. Los ejemplos sobran. En tres días se cumplirán 41 años del comienzo de esa historia de amor entre Diego y la Selección.

Fuente Clarin

Publicidad