Alfaro lo criticaron y se acordó de la goleada del Millo: “Este equipo le ganó 3 a 0 a River”

0
60

Alfaro valoró el empate ante Wilstermann al recordar que los bolivianos tienen varios jugadores que en 2017 golearon a River. Y aseguró: “Este punto sirve si lo hacemos valer en los partidos de local”.


Gustavo Alfaro tuvo una visión optimista, no eufórica, tras el empate que Boca sacó ante Wilstermann en Cochabamba. “No vinimos por el empate, sino a buscar el partido. Este es un equipo que tiene jugadores que le ganaron 3 a 0 a River, con mucha amplitud, en 2017. Es un equipo con poder de gol, que maneja bien muchas cosas. Nosotros vinimos a plantear nuestro partido. Sabíamos que Wilstermann iba a presionar y forzarnos a la pelota larga para que no pudiéramos hacer valer la generación de juego”, contó el técnico.

“Hay partidos que hay que jugarlos más allá del estado del campo y del rival. Esto es fútbol. Boca debe ocuparse de las cuestiones futbolísticas. Es cierto que el campo no estaba parejo, pero para los dos. Más allá de que Boca trata de tener buen juego de balón. La misma complejidad para nosotros fue la velocidad de la pelota, acá la pelota viaja un poco más y eso hace perder avances. Pero yo no hago ninguna clase de reclamos en ese sentido”, agregó el entrenador.



“En la Libertadores hay que sacar un mínimo diez puntos para pasar de fase. Este punto vale si hacemos valer la condición de local en los partidos que vienen de local”, valoró a futuro.

“Hubo una jugada de Almendra que es penal. Lo barrieron en el piso. Hay una de Reynoso que se la cortan cuando se iba mano a mano con el arquero. También, Wilstermann arrimaba peligro. En el segundo tiempo jugamos más arriba. Sabíamos que se iba a partir entre el bloque de ataque y defensa. Tuvimos una triple salvada en un desborde del Pochi Chávez que pudo ser gol de Wilstermann, pero nosotros nos pudimos haber quedado con la victoria”, sostuvo


“Estamos detrás de la ilusión de ser campeones como todos los equipos. Como Boca ya fue campeón de la Copa Libertadores se traslada el deseo. Pero no podemos hablar a principios de marzo de algo que tiene que suceder en noviembre. Hay un camino largo, cosas para transformar para ver si uno puede ser campeón. Obvio que Boca tiene la obligación implícita. Pero no es fácil, la última fue en 2007”, dijo Gustavo.

“Nos paramos distinto en la pelota parada porque Wilstermann tiene su forma de trabajar. Todo lo que previmos que iba a pasar, pasó, pero ésta es una plaza difícil para sacar puntos. Boca hizo lo suyo y le faltó esa precisión del final para ganar. Los dos hicieron méritos para no perder”, agregó.

“Hoy se sintió el agotamiento, no sólo por la altura, la misma base juega en el torneo local. En ese par de semanas que necesitábamos para recuperar el equipo, tuvimos que recuperar partidos. Hubo viajes y agenda comprimida. Ahora tenemos un clásico por delante y luego el partido con Tolima. ¿Quién no quiere ganarle a San Lorenzo? Pero a Tolima también necesitamos ganarle. Uno ahí debe tener la cabeza fría de ver qué jugadores están para que el equipo siga adelante. Entre sábado y martes hay poco tiempo de recuperación, como lo hubo entre viernes y martes que fuimos de Santa Fe para acá”, describió el técnico.

“Chávez jugó un partidazo, para él era especial enfrentar a Boca, desde lo emocional. Para mí era una preocupación que juegue”, confesó el técnico.