Ya no le podrán decir más Lady Gago

0
476

Hasta los “invictos” creadores de memes tuvieron la piel de gallina cuando Fernando Gago estaba sentado al borde de la línea de cal, con la rodilla destrozada y gritraba: “Dejame jugar, Dani, dejame jugar”.

Publicidad

Apenas siete minutos pudo estar en cancha en el partido entre la selección argentina y Perú en La Bombonera, y otra vez la tragedia futbolera lo abrazó a este crack al que las dolencias físicas lo han perseguido en su carrera.

El volante central al que tantas veces le cayeron por ser “tiernito”, al que acusaban de nunca poner la pierna fuerte o “lesionarse sin que lo toquen” (como si él pudiera elegir lesionarse o no), terminó dando una gran lección para los que miran (mos) el fútbol desde las cómodas tribunas.

Ese mismo Gago, con la rodilla toda rota y vendada, entró a la cancha y tuvo la hidalguía de trabar una pelota contra un rival con una valentía que muchos otros que se la dan de “guerreros” nunca jamás tendrán.

Sí, el mismo jugador al que graciosamente en las redes sociales tildan de “Lady Gago”, les tapó la boca a una gran cantidad de dretractores, que necesariamente tuvieron que reflexionar al ver las imágenes.

Igualmente, siguieron apareciendo los memes de gente que (se ve) disfruta con una nueva lesión muy grave de alguien que más allá jugador es un tipo. Un apasionado por lo que hace, que llegó a jugar ni más ni menos que en el Real Madrid de España.

Con esa facilidad se destroza desde el anonimato.

Pero mejor quedémonos con Gago. Con los miles de mensajes de apoyo que recibió por estas horas, cuando seguramente está meditando si seguirá o no jugando a la pelota.

Hace apenas unos días había contando en una nota con Página 12 que pensó en retirarse tras su última lesión importante. Va este fragmento:

-¿Sufriste mucho con la última lesión?

-Fue terrible. Mi peor momento como profesional.

-¿A qué nivel?

-A nivel de dejar todo.

-¿Estaba la decisión tomada?

-No, tomada definitivamente no, porque lo hubiera dejado al instante, pero estuvo pensada. Muy pensada. Estuve dos meses pensando que me retiraba del fútbol. En mi interior, diría, en algún momento estaba tomada la decisión.

A sus 31 años, seguramente encarar otra “operación retorno” parece tan difícil como escalar una montaña interminable.

Sea como sea, a Fernando Gago ya nadie podrá decirle despectivamente “Lady Gago”.

“Pintita” se ganó el respeto de los verdaderos amantes del fútbol. Desde anoche y para siempre.

COMPARTIR

Comentários no Facebook