¡..Y los jugadores son culpables del mal momento!

0
253

El plantel tiene su cuota alta de responsabilidad en la crisis del 2016. El domingo tiene que levantar sí o sí.

Publicidad

“Vasco, nosotros te bancamos a muerte”.

A las palabras se las lleva el viento y a los técnicos, los malos resultados. Se sabe: es más fácil (y barato) rajar a un entrenador que rescindirle el contrato a 25 jugadores. Quizá por eso se autoproclamen lo más sano que tiene el fútbol: nunca o muy pocas veces caerán en la volteada. El apoyo verbal que recibió Arruabarrena por parte de los referentes del plantel no modificará la ecuación a menos que eleven sus rendimientos en cancha.

Es momento de demostrar ese compromiso dentro del campo de juego. El propio Vasco habló de “falta de carácter para una final” un rato después de recibir la mayor goleada en contra desde que está en el club y que, si no suma de a tres este finde, lo eyectará del banco. Todo plan parece tardío para salvarle el buzo. A menos que se dé una levantada fenomenal, el DT bicampeón del 2015 dejará de ser la cabeza del grupo. Pero Boca, se dice siempre, está por encima de los hombres y de los nombres. Y ocupe quien ocupe el banco de aquí en más -llámese Rodolfo o Guillermo-, necesitará de un equipo que recupere cuanto antes el nivel de sus individiualidades.

Son varios los jugadores que deben volver a demostrar para que todo vuelva realmente a la normalidad. Varios, por no decir todos. El dato es alarmante: de los 20 futbolistas que estuvieron en el plantel del año pasado, sólo el pibe Pavón mejoró su Promedio Olé, apenas por una décima. El Cata bajó un punto (de 6,1 a 5,1). Gago, que arrancó lesionado, casi dos (de 6,3 a 4,6). Lodeiro, ausente ante el Ciclón, uno y medio. Cubas, el 5 titular, otro par de porotos (6,6 a 4,6). Y Carlitos Tevez, el jugador emblema, casi tres. Demasiado para un grupo que busca repetir los títulos del torneo local y la Copa Argentina y conquistar la tan ansiada Libertadores. Así, gente, no hay proyecto ni técnico que aguante.

Lógico que los culpables de esta crisis no son únicamente los players. El Vasco jamás -ni antes ni ahora- le encontró la vuelta a un equipo que él mismo se encargó de armar (llegaron casi todos los refuerzos que pidió); y la dirigencia incorporó figuras de relieve internacional pero nunca se decidió a contratar al único técnico que quiso siempre. El grupo, igual, tiene un alto grado de responsabilidad. Porque son ellos, al fin y al cabo, los que entran a la cancha y juegan.

El respaldo que le profesaron al Vasco ayer tras la práctica en Casa Amarilla tendrá que verse reflejado ahora sobre la hierba, con o sin Arruabarrena al frente del plantel. Ya son seis los partidos (entre amistosos y oficiales) en los que no se consiguen triunfos y cinco en fila en los que ni siquiera se logra convierte un gol (el último fue el 17/1). El domingo ante Atlético Tucumán, en el estreno del Xeneize en casa, tendrán la posibilidad de “revertir este momento” antes de que la Bombonera hable otra vez. A ver, a ver los jugadores si quieren oír…

YO DIGO – Por Angel Clemente Rojas (Jugó en Boca entre el 63 y el 71)

Es el síndrome del campeón

Boca arrancó flojo el año. Pero el problema, además de futbolístico, también es un poco anímico, porque los muchachos están relajados. Es el síndrome del campeón, y le pasa a todos los buenos equipos. Creo que este momento no es sólo responsabilidad del DT. Es un combo que se forma entre el DT, la CD y los jugadores. Hace dos meses ganaron dos títulos. ¿y ahora Arruabarrena no sirve más? Paciencia.

YO DIGO – Por Norberto Madurga (Ex volante del club, tres títulos)

El Vasco lo puede revertir

No podemos cargarle todas las responsabilidades a Arruabarrena por una simple mala racha. Porque no es más que eso. El problema es que se trata de un torneo corto, y cuando lo arracás mal, todo se hace cuesta arriba. Pero con el Vasco se consiguieron grandes cosas el año pasado y sería un error que se fuera. Tiene que seguir trabajando, hay un gran plantel y se merece la oportunidad de revertir esta situación.

Comentários no Facebook