Vuelve luego de 13 años donde se fue campeón y capitan

0
368

Este jueves, tras casi 13 años, D’Alessandro volverá a vestir la Banda en el Monumental. Su última vez fue inolvidable: se despidió festejando el Clausura 2003, que River había ganado una fecha antes, el día del retiro de Leo Astrada. El Cabezón heredó la cinta de capitán cuando el Jefe dejó la cancha.

Publicidad

Era 3 de febrero, una mañana tranquila para cualquier hincha millonario. El Muñeco Gallardo estaba ultimando detalles para el arranque del torneo frente a Quilmes y la dirigencia ya había cerrado la llegada de Iván Alonso, la última cara nueva hasta que se esperaba por Núñez. Pero había una bomba que explotó ese día, un regreso, pero no cualquiera. Andrés Nicolás D’Alessandro dejó entre lágrimas el Inter de Porto Alegre para volver al club de sus amores, después de 12 años, 7 meses y 12 días exactamente desde su adiós.

Muchas recuerdos pasaron por la cabeza de aquellos que lo vieron jugar cada partido con la camiseta de River en su juventud. Sus gambetas, sus goles, la Boba, y por sobre todo, su entrega y compromiso con la Banda en su pecho. En el debut contra Quilmes el Cabezón volvió a pisar el Monumental pero no fue de la partida y su estreno fue con derrota 3 a 2 frente a Belgrano en Córdoba. Ahora Gallardo volvió a incluirlo entre los concentrados para recibir a Godoy Cruz y este jueves cumplirá el sueño de jugar nuevamente en el Antonio Vespucio Liberti, su casa, con la casaca del Millo y ante su gente. Seguramente recuerde muy bien aquella despedida.

Ocurrió el 6 de julio del 2003, en un partido difícil de olvidar para el hincha. Porque más allá de despedir al Cabezón, ese día colgó los botines una institución millonaria como Leo Astrada. La ascendencia que el 10 ya tenía en aquel equipo hizo que el Jefe le dejara a él la cinta de capitán cuando dejó la cancha. El resultado final fue lo que menos importó aquella emotiva tarde, en la que Racing se impuso por 3 a 1 (Cavenaghi), ya que el Millo venía de consagrarse campeón del Clausura una fecha antes en Bahía Blanca y Núñez desbordaba de alegría.

Astrada saluda a Ameli antes de dejar la cancha. Luego le daría la cinta a Andrés.

Pese a que el Cabezón volvió a pisar el césped del Monumental con la camiseta de la Selección y con la de San Lorenzo, en dos oportunidades, este jueves a las 21:15 los miles de hinchas millonarios que se acerquen serán testigos del regreso de uno de los más grandes talentos surgidos de las inferiores en los últimos años. Aunque será con la 22 espalda en lugar de su clásica 10, Andrés no ve la hora de ponerse los cortos y saltar a la cancha para oir la calurosa bienvenida y reeditar su historia de amor con la Banda.

Comentários no Facebook