Un resultado chiQuito para Boca en la ida de la Copa ¡mira los goles y las jugadas polémicas!

0
108

Boca ganaba cómodo en la altura de Quito pero se quedó en el segundo tiempo e Independiente se lo dio vuelta. Bentancur tuvo el empate en la última del partido, pero Azcona se agigantó y le ahogó el grito. Ahora, a revertir la serie en la Bombonera.

Las fotos de Independiente del Valle - Boca.

Increíble el partido que se le escapó a Boca. De estar ganando cómodo en la altura a volverse a casa con las manos vacías y con la obligación de vencer a Independiente del Valle en la revancha para meterse en la final de la Copa Libertadores.

La falta de oxígeno jugó un papel fundamental. Si no, no se explica cómo pudieron habérselo dado vuelta. Boca había hecho un primer tiempo fantástico borrando de la cancha a los ecuatorianos y sacándole el lustre a la chapa de candidato. Apoyado en la dinámica de Zuqui y Pablo Pérez, el equipo de Guillermo no solo se agrupaba bien atrás sino que salía rapidísimo de contra. Solamente la pasaba mal por el sector derecho, en donde Jara hacía de Peruzzi y corría de atrás a su marca, Bryan Cabezas, que marcaría el empate en el segundo tiempo.

Pero amén de ese problemita por la derecha Boca estaba bien. Se lo notaba confiado, enchufado, metido, y encima los defensores ecuatorianos le daban una mano para que esa confianza creciera. Porque adelante Independiente del Valle es una amenaza, pero atrás… atrás reza. Reza cuando la pelota viene tanto por arriba como por abajo. Pero, claro, el tema es saber aprovecharlo. Boca lo hizo una sola vez con esa exquisita pared entre Zuqui y Pablo Pérez que terminó en el 1-0, dejándole paño a los ecuatorianos para que revivieran.

Pérez marcó el primero para el Xeneixe

Y ahí es cuando empezó a jugar la altura. En en segundo tiempo, con las piernas ya pesadas y menos oxígeno en los pulmones, a Boca le costó aguantar el partido. Ya no era solamente Jara el que corría a su marca desde atrás: también lo hacían Cubas, Pablo Pérez, Zuqui e incluso Fabra, que pareció sentir el cansancio amulado luego de la Copa América. Ni Tevez pesaba. Y entonces José Angulo comenzó a convertirse en figura. Y cayó un centro cruzado en el área. Y Jara se resbaló. Y Bryan Cabezas definió: 1-1.

Cabezas empató el partido

El empate no era mal resultado, pero no pudo quedarse ni con eso: a poco del final, un macanón del colombiano terminó en una genialidad del mismo Angulo y el 2-1 de Independiente del Valle. La reacción del Mellizo y el reto para con Fabra describe a la perfección el enojo del DT por la mala decisión que tomó el lateral de Boca en la jugada previa a la del gol que le dio la victoria a los ecuatorianos.

comentarios en Facebook