Un jugador del Millo y Gallardo pueden CORTAR una mala racha de 14 años en River

0
545

El Gordo viene derecho con el arco para cortar una racha que ya lleva 14 años: que River vuelva a tener un goleador del campeonato.

Driussi lleva cinco goles en este campeonato.

La similitud entre ellos excede la coincidencia del apodo con el que fueron identificados en las Inferiores del club: Gordo. Sebastián Driussi y Fernando Cavenaghi, quien ya en Primera fue rebautizado como Torito y posteriormente Cavegol, también comparten su pasión por River y su capacidad goleadora. Por eso, no es casual que justamente el actual delantero del equipo de Gallardo sea el máximo artillero del torneo e ilusione a los hinchas con volver a sentir el orgullo de tener un goleador del campeonato, algo que no sucede desde hace 14 años (al final de la competencia actual se cumplirá uno más), cuando Cavenaghi la metió 15 veces en el River campeón de Ramón en el 2002. Es hora de recuperar esa costumbre. Drussí se puede.

“No me imaginaba esto…”, reconoció el pibe de 20 años tras el doblete a Vélez, el segundo consecutivo de una marca personal que lo convirtió en el líder de la tabla de goleadores por encima del afilado Blandi, Scocco y Acuña. El gol fue un sello distintivo que lo acompañó desde las Infantiles en el club, ya que el Gordo siempre fue el goleador de su categoría en todas las divisiones a pesar de haber jugado como enganche hasta la Séptima. En cambio, en Primera la historia fue diferente porque si bien debutó como delantero con Ramón, el Muñeco lo ubicó como volante por las bandas en la primera etapa: “Saca más ventaja cuando juega de frente al arco”, explicó el entrenador mientras Driussi repetía, cada vez que podía, que se sentía más cómodo de punta.

Ese fue el argumento que usó para decirle a Gallardo que prefería quedarse a pelear un puesto que ser cedido a otro club (lo buscaron Vélez y Huracán, entre otros). El técnico confió en las condiciones futbolísticas y mentales del pibe y el resultado está a la vista. Durante la pretemporada Driussi se quedó con el puesto de Mora, que a la vez parecía asignado al refuerzo Larrondo, y no paró de meterla además de formar una efectiva sociedad con Alario: primero convirtió en la Recopa ante Independiente Santa Fe y después siguió de racha en el campeonato ante Banfield y por duplicado contra Defensa y Vélez. Así, su promedio de gol mutó de un grito cada 11 partidos a más de uno cada dos: 0,6.

Históricamente, un goleador del torneo de River era una tendencia habitual, casi un copyright de la casa. Hoy es apenas un recuerdo nostálgico, que se puede reeditar gracias a otro pibe del club.

Druissí se puede.

comentarios en Facebook