Tevez y un palito a El Melli: “Benedetto no es carrilero..Al hacer ese esfuerzo perdió su potencial”

0
4872

Tevez, que para Guillermo es el 9 de Boca, dijo que el Pipa padeció jugar recostado en la derecha. “Al hacer ese esfuerzo perdió su potencial”, avisó. Apache analítico.

En el micro como en la cancha: Benedetto detrás de Tevez o, mejor dicho, a la derecha. ¿Cambiará el Mellizo?

Podría decirse que el dilema de las posiciones en Boca viene desde hace rato. Es una mochila que Guillermo y el propio Tevez han sabido cargar o, en todo caso, disfrazar muy bien. Que ahora Carlitos saque a la luz que Benedetto no es wing derecho no es una sorpresa. Y lo dice en un tipo que ha estado en el foco de la discusión durante un largo tiempo debido a su ubicación en la cancha. “Lo veo bien, pero Benedetto no se siente cómodo como carrilero. Al hacer ese esfuerzo para ayudar al equipo perdió su potencial”, hizo saber el 10 que juega de 9 sobre el 9 que juega de 7 y por el que Angelici pagó 5 palos verdes. Si lo dijo es porque el Pipa no tuvo una buena noche en Quito y salió en el segundo tiempo (ingresó Chávez).

Tevez no habla por gusto. El lo vivió en carne propia. Cuando llegó Barros Schelotto, inmediatamente lo paró de faro de área, a lo Palermo. “Con Bianchi jugábamos el Chelo Delgado por un lado, yo por el otro y Carlitos de 9. Por eso entiendo que puede jugar perfectamente en esa posición”, dijo el Mellizo. Pero el Apache siempre reconoció que no siente ese puesto, que le gusta jugar detrás de la línea ofensiva y que “ya no estoy para cagarme a palos con los delanteros como hacía Calleri”. Sin embargo, y ante las lesiones y luego la salida de Osvaldo, ocupó esa vacante y lo hizo muy bien y en unpunto cambió de parecer. Pero al sumarse Benedetto se pensó que iba a volver a su puesto natural. Pero no, el técnico quiere un equipo donde todos se adapten, se camuflen, sobre todo de mitad de cancha hacia adelante.

Si surge el interrogante es porque Boca la pasó mal con Independiente. “Tenemos mucha bronca por le resultado porque lo teníamos controlado, pero nos equivocamos dos veces y ellos no te perdonan”, analizó Tevez. También dijo que “es difícil jugar en una cancha donde el control es muy malo. Si se fijan, el arquero de ellos también tuvo un control muy malo y la pelota se le fue larga”. Sobre la altura, agregó: “Se siente más en la pelota que desde lo físico. A la hora de recibir un pase o darlo se hace complicado tener precisión. Y ellos sacan provecho de eso, aunque también de los pelotazos y de ir mucho por afuera. Ahí hacen la diferencia”.

Por otro lado, contó que el partido de vuelta lo imagina “muy parecido al que hicieron ellos en el Monumental: se metieron todos atrás y no les pudieron convertir”. Sin embargo, resumió: “Veremos cómo se paran ellos, cómo platean el partido y las posibilidades que tienen. Trabajaremos sobre eso. Tenemos que hacer un gol y ganar 1-0”. Y como dijo Guillermo, Boca no es River.

COMPARTIR

comentarios en Facebook