¿Tevez o Icardi? Bauza busca la mejor formula para la DELANTERA ARGENTINA

0
1412

El técnico fue a La Bombonera a ver al Apache y admitió que lo sigue. Antes, el rol de polémica actual de Icardi lo ocupaba supuestamente Carlitos, marginado por Sabella.

77

Cuando Alejandro Sabella dio la lista para el Mundial de 2014 la discusión se fijó en dos personajes: por qué estaba Ezequiel Lavezzi, por qué no estaba Carlos Tevez . Dos años después, tres finales y un tercer entrenador consecutivo parecen no haber movido la aguja del tiempo: el Pocho sigue en el ojo de la tormenta, aunque ya no es el Apache, devuelto a los problemas internos de Boca, con rumores constantes de que el fútbol lo aburrió y se retirará. Ahora, ese lugar de polémica y de pedida del pueblo es Mauro Icardi. Sobre todo, porque como aquel momento de Tevez, la razón de la ausencia se rumorea de la misma manera: temas personales.

Tevez volvió a la Selección argentina con la llegada del Tata Martino al equipo. Regresó para la Copa América de Chile y, con la tremenda capacidad de salir con una gracia de un aprieto, el Apache planteó: “No sé en qué planeta vive el que critica a Messi”. Es más: agradeció la suerte de que alguien lo comparara con él. Supuestos dobleliderazgos complicaba la existencia de ambos en el plantel. Pero no se notó en Chile. La última Copa América, la de 2011, Argentina había perdido en Argentina contra Uruguay, por penales, con un tiro de doce pasos errado por Carlitos. Las críticas caían sobre el equipo y sobre Messi: ahí estaba el prime time de que no cantaba el himno. Martino, cuatro años después, en cuartos de final, contra Colombia, quiso que Tevez no pateara en la definición para evitar problemas de cualquier tipo: “Mirá lo que será el fútbol que se definió en el octavo pateador, que era él”, resumió el entrenador un rato después.

Ahora, Bauza va a la Bombonera , contra Central, a verlo. El primer tiempo de Tevez es fabuloso, aunque eso no se vuelva más goles y se resalte que se peleó con Teófilo Gutiérrez. No llamarlo tiene una lógica: un jugador de 32 años, sobre el que se plantea constantemente que dejará el fútbol, es difícil para meter en un proyecto hacia un Mundial. Pero con la clasificación a cuestas, con Higuaín y con Agüero en un nivel muy bajo, es una opción de jerarquía. A esta altura, ya no definida por las justificaciones personales: si va o no es porque el técnico lo quiere por su buen nivel.

Aquel rol ahora lo ocupa Icardi, el delantero de Inter, en problemas por decisiones personales que involucran a terceros o por enfrentarse a la hinchada de Inter o por cuestiones ajenas al juego. Desde lo futbolístico, no hay discusiones: 11 goles en 17 partidos lo vuelven candidateable. El destino dirá cuánto se puede solucionar semejante problema.

Lo que hay que seguir, con Tevez o con Icardi, es qué evalúa el entrenador de acá a marzo del año que viene: las barajas pueden dejar de ser Higuaín o Agüero.

COMPARTIR

comentarios en Facebook