Tevez dio la cara y se sincero:”El margen de error es chiquito”

0
240
Publicidad

No le hace falta gritar para ser escuchado. Tampoco llevar la cinta de capitán (reconoce y respeta a Díaz, el Cata) para convertirse en el líder del vestuario. Menos que menos besarse la camiseta para que los hinchas entiendan que comparte el sentimiento. Carlos Tevez no nació manejando el Mundo Boca, pero estamos en condiciones de afirmar que pocos o ninguno lo conocen y lo entienden tanto como él. Sabe que cuatro derrotas de verano -dos frente a River- son menos que una crisis pero más que señales aisladas a las que deben -él, Arruabarrena y sus compañeros- prestarles atención para que los objetivos reales cobren nitidez y no queden en sencillas palabras dichas a principio de año. ¿Los partidos de preparación no son, acaso, las pruebas para cuando empiecen los exámenes? ¿No son evaluaciones que muestran cómo está el equipo? Carlitos, con tanta calma como sinceridad, analiza la situación frente al grabador de Olé .

-Más allá de los resultados, ¿cuál es el balance de esta preparación?

-La preparación la hicimos bien, fue buena. Ahora no hay más excusas, no hay más errores que podamos cometer. Ya está, ya pasó el verano, ahora se juega por los puntos y se viene la verdad. Basta de estoy cansado, de la pretemporada, de todo eso. Desde el sábado es otra cosa, se tiene que ver un Boca mejor, un Boca que dice presente en los partidos. Basta de excusas. Desde el lunes (por hoy, cuando se vuelvan a juntar), cuando nos juntemos a entrenar, tenemos que hacerlo bien y a conciencia.

-¿Te preocupan las fallas en el funcionamiento?

-No, porque hubo una mejora en Mendoza, contra un gran equipo como es River. Trabajando como trabajamos la última semana, entrenando distintos esquemas y buscando no ser tan predecibles, vamos a crecer colectivamente.

Las palabras del 10 se mantienen en la línea del Vasco: autocrítica pero desdramatizada. Percibida tiempo antes de lo que la televisión evidenció entre las visitas a Mar del Plata y Mendoza: fue el jueves previo al estreno con Emelec cuando marcó que algo no andaba bien en lo futbolístico luego de una práctica contra los suplentes. Algunos errores variaron y otros se mantuvieron en las pruebas registradas por las cámaras y ante una multitud. Ahora confía en que cuando los puntos estén en juego (o una Copa y pasaje a otra, como el partido frente a San Lorenzo, por la Supercopa Argentina), el rendimiento del equipo cambiará.

-¿Cuánto hay que recuperarse desde lo anímico?

-En ese aspecto estamos bien. Somos un grupo muy unido y eso se ve en las ganas de seguir progresando. Por eso vamos mejorando, hay que tomar eso.

-¿La prioridad es la final con San Lorenzo?

-No, la prioridad es el sábado con Temperley. Después veremos el 10, pero nuestra prioridad es empezar a ganar para llegar mejor con San Lorenzo.

-¿Estás más tranquilo por cómo se jugó el último clásico en Mendoza?

-Lo que pienso es que hicimos un buen primer tiempo. En el segundo tiempo lo pagamos y ahí terminó el partido. Mejoramos, es el camino que tenemos que empezar a recorrer, pero otra vez nos equivocamos nosotros y lo pagamos. Venimos padeciendo por ese lado.

-¿Duele que los errores se paguen tan caros?

-Los pagamos muy caros. El margen de error es muy chiquito. Nosotros nos equivocamos, pagamos y ellos se llevaron el partido.

-¿Te genera cierta ansiedad la necesidad de revertir la imagen?

-Queremos empezar el campeonato mañana. Por lo que se demostró, vimos una esperanza. Trabajamos muy bien en lo táctico, pienso que vamos por el buen camino.

-¿Te sentiste cómodo con el nuevo sistema?

-Sí, me sentí cómodo. Está bueno darle opciones al técnico y que se sienta respaldado al ver que podemos ejecutar distintos esquemas.

-¿En lo personal cómo estás?

-Físicamente no me siento en la mejor condición. Cuando uno está limitado lo siente en la manera de jugar. Uno está enojado con uno mismo por no estar a punto, espero estar mejor cuando arranque el torneo. Se nota mucho cuando uno no está bien, pero no son excusas.

-¿Es clave ganar ya para recuperar confianza?

-Me parece que somos jugadores que no necesitamos agarrar confianza. Somos jugadores grandes… Sabemos que el margen de error, en estos momentos que tenemos un poco de dudas, es mínimo. En eso tenemos que tener cuidado. La confianza te la da que ganaste un campeonato y la última Copa Argentina. El equipo tiene que empezar a cambiar el sábado ante Temperley, dejar las excusas atrás, y volver a ganar.

Comentários no Facebook