Son hermanos que están en reserva de un GRANDE de dos FIGURAS que triunfan en Europa y la Seleccion

0
113

Gastón Kranevitter y Federico Vietto, los hermanos menores de los jugadores que están en España, juegan en la Reserva de Racing y en sus mismas posiciones. Los dos ya sueñan con ocupar sus sillas…
hermano-de-kranevitter-y-vietto

20 goles hizo Vietto en Quinta, tiene 18 años. 96 es la categoría de Kranevitter, llegó al club en 2015.

 

En la cafetería del predio Tita Mattiussi se respira Racing. Este pedazo blanco y celeste de Avellaneda, en realidad, es el corazón de Racing. Por acá desfilan los pibes que mañana jugarán en el Cilindro. O al menos es el sueño de todos y que sólo un puñado de afortunados podrá cumplir algún día. Entre tantos apellidos, hay dos que se destacan, que llaman la atención apenas se los escucha. Son Vietto y Kranevitter. Un par de la Reserva que hoy dirige el Lagarto Fleita (Ubeda se fue a la Selección Sub 20) y que, obviamente, son hermanos de Luciano y Matías, dos de las figuras del Sevilla. El que se fue, perdió su silla. Y Fede y Gastón quieren ocuparlas.

“El apellido es una presión, no puedo negarlo. Lucho dejó una gran imagen en el club. Fue vistoso y tuvo una muy buena venta a Europa. Pero a mí no me cansa que me digan que soy el hermano de… Creo que con partidos y goles uno va empezando a ser Federico”, le dice a Olé el goleador de la Quinta y hoy titular en Reserva, donde lleva dos goles. El hermano del ex River, al igual que Matías, también es volante. Y ya de entrada muestra una personalidad que asombra. “Llegué desde Atlético Tucumán en 2015 y quedé en Racing. Le dije a mi hermano que no quería ir a River porque me iban a a decir que estaba ahí por él. Yo soy Gastón, no Matías. Quiero ser mejor o peor que él, pero no igual”, dice este mediocampista de muy buen pie, pero con menos marca que el mayor: “Me queda más cómodo jugar de doble cinco. Cuando juego solo se me complica un poco más”.

Mientras que uno nació futbolísticamente en Racing y ya es el 9 de la Selección Sub 20 (también pasó por Sub 15 y Sub 17), el otro se adapta cada día más a jugar en Inferiores de un equipo grande. “El nivel es muy diferente al que había en Tucumán. Me sirvió mucho para crecer”, cuenta Gastón, al que le es muy dfiícil esconder su apellido: “Cuando juego los partidos enseguida me identifican. Encima de que soy parecido, uso los botines de mi hermano. Como calzamos igual, me los manda desde España y todos tienen su nombre. Cuando sólo me dicen que soy el hermano de él me hacen sentir mal, porque parece que él es el bueno y yo soy el malo. Apenas llegué a Racing me pasó eso: decían ahí va el hermano de Kranevitter, es ese… Me miraban raro. No me gusta para nada”.

-¿Hablan seguido? Imagino que al jugar en la misma posición deben recibir muchos consejos…

V: Sí… El intenta guiarme y evitar que yo cometa los errores que él tuvo cuando recién empezó. Y que me vaya bien, claro. Y también alguna cargada, ja. Tenemos un grupo familiar en el teléfono y después de alguna derrota o mal partido de alguno, cuando el mal humor ya pasó, alguna cargadita entre todos nos podemos tirar.

K: Yo hablo todos los días con Matías. Me da muchos consejos en la marca y gracias a él estoy acá. En febrero del año pasado me vine de Tucumán a visitarlo y me preguntó si me quería quedar en Buenos Aires. El me consiguió una prueba en Racing y viví con él hasta que se fue a Europa.

-¿Y entre ustedes hablan mucho también?

K: Sí. Cuando jugaban en el Atlético tuvimos ganas de ir a verlos en la final de la Champions, pero yo no pude ir porque ya no quedaban pasajes. Lo decidí sobre el final y me quedé acá. Federico sí pudo ir. Igual ahora, si nos dan los tiempos, tenemos ganas de ir a ver algún partido.

-¿Los Vietto son una raza de delanteros?

V: Clarooo. Mi viejo era centrodelantero, pero eran otras épocas y no tuvo la posibilidad de llegar. El jugó en Sportivo Balnearia, de nuestra Córdoba natal, y hacía goles. Tiene videos de los 80 o 90, a veces los muestras y nos dice cómo tenemos que cabecear. Se agranda y también dice: “Así tienen que definir”.

-Están cerca de un posible debut en Primera, ¿sienten ansiedad?

V: En mi caso sé que no me puedo relajar ni un minuto. Quedamos pocos y vi como se fueron un montón de chicos. Tengo que trabajar mejor que cuando era más chico K: Es el sueño que perseguimos todos. Jugar acá me está preparando de una manera mucho mejor de lo que imaginé.

comentarios en Facebook