Sevilla no pudo, y el barça sigue arriba

0
126

El Barcelona y Messi no tienen freno. Con un golazo de tiro libre de Leo, el Barsa venció al Sevilla y suma 34 partidos invicto. Además, mantuvo los ocho puntos de diferencia sobre el Atlético de Madrid. Tremendo.

Publicidad

 

 

No hay con qué darle. Puede arrancar perdiendo en el mismísimo Camp Nou ante un rival incómodo como es el Sevilla (uno de los dos equipos que le ganaron en la temporada) pero no por eso creer que no va a ser su tarde-noche. Bastó un rato para que el genio de Messi frotara la pelota con su pie zurdo para ese golazo de tiro libre que significó el 1 a 1. Luego, Piqué, en un gol típico de 9, puso en ventaja al Barcelona. Y si bien el Sevilla contó con chances para empatar, desnudando algunos problemas defensivos del mejor equipo del mundo, el Barsa se quedó con el triunfo que le sirve para dos cosas: mantener la ventaja de ocho puntos sobre el Atlético de Madrid en la cima de la Liga y alcanzar la cifra de 34 partidos invicto, un récord que tenía el Real Madrid del 88/89 dirigido por Leo Beenhakker. Impresionante.

La tuvo difícil el conjunto culé. Si bien a los 12 minutos pudo haber abierto el marcador con un gol olímpico de Messi (pegó en el palo) y el posterior derechazo de Luis Suárez que reventó el travesaño, fue el equipo visitante el que se puso en ventaja. El Sevilla aprovechó un mal relevamiento de la defensa blaugrana y Vitolo se encargó de batir a Bravo.
De contra, Sevilla vacunó al Barça
Pese a la derrota parcial, el Barcelona continuó realizando su juego y convirtiéndose en el dominador del partido. Aunque el Sevilla parecía estar en condiciones de lastimar ante cada contra. Hasta que Messi convirtió de manera estupenda ese tiro libre y encaminó lo que sería el triunfo de su equipo.
Messi empató con un tiro libre de otro planeta
Ya en el segundo tiempo, el Barsa siguió buscando y tuvo su premio. Piqué, parado como 9, empujó al gol una buena jugada colectiva que inició Messi y continuó Luis Suárez.
Piqué dio vuelta el resultado
Jugando así, ¿quién los para?
COMPARTIR

Comentários no Facebook