¡San Lorenzo es SUPERcampeon y le dio una paliza a Boca !Mira el resumen y los goles

0
146

Paliza de San Lorenzo. Ganó la Supercopa y se metió en la Sudamericana con un baile demoledor a Boca y un 4-0 inolvidable. Uno de Blandi, dos de Barrientos y otro de Belluschi a un Boca, que con Tevez, Gago y Osvaldo en cancha, jugó muy pero muy mal.

Publicidad

Paliza. No, ¿qué digo paliza? ¡Palizota! 4-0 y baile demoledor a Boca. “Mi primera victoria va a ser en Córdoba por la Supercopa”, había dicho Guede. Lo que no dijo es que iba a ser histórica.

Como nunca hasta ahora, este miércoles en la final se vio la idea de Guede. Un equipo ancho, ultraofensivo, con Blanco y Cerutti por afuera, con Belluschi y Ortigoza por el medio. Un equipo que se lleve puesto al rival a la hora de atacar y que entienda cuál es la manera de retroceder a la hora de defender. Ese es el San Lorenzo de Guede. Ese es el San Lorenzo que aplastó a Boca en la final de la Supercopa.

Tiene razón Tevez: no está como siempre. En otro momento hubiera resultado imposible que desperdiciara situaciones tan claras como las que desperdició. Es cierto, en una llegó con lo justo, comprometido, pero en la otra… Ese pelotazo del Cata Díaz lo había dejado solo: con Caruzzo en el camino, ¿cuántas chances había de que Carlitos la tirara afuera? Bueno, esa chance, por más mínima que fuera, fue la que terminó imponiéndose. Y vio lo que dice el refrán: los goles que no se hacen en un arco…

Se hacen en el de enfrente. Y mire si Belluschi se lo creyó que inventó una media vuelta de esas que entran una en un milllón. ¿Y sabe a dónde fue? Adivine…

Hasta ahí, San Lorenzo había marcado los tiempos, pero en lo que a situaciones se refiere la cosa venía pareja. Boca había llegado dos veces con Tevez y el Ciclón una con Angeleri y otra con Cauteruccio. Pero el bombazo de Belluschi empezó a cambiar la historia. Imagínese lo apremiado que estaba Arruabarrena que en el entretiempo mandó a la cancha a Gago y a Osvaldo, dos piezas que son tan importantes para Boca como para el Vasco pero que evidentemente no llegaban al 100%, ya que de haberlo hecho hubieran sido titulares. Enseguida Dani Stone tuvo dos apariciones: un cabezazo que se fue alto y una pase estupendo para Meli, que tardó una eternidad y se perdió el empate.

Eso fue lo último de Boca, y también el principio del aplastante triunfo de San Lorenzo. De ahí en más, los de Guede se lo llevaron puesto. Entonces llegó el segundo. Y el tercero. Y el cuarto. Y no llegó el quinto porque se acabó el partido.

Y mientras San Lorenzo extendía su festejo, en Boca se apagaban las luces. Las de Tevez, las de Osvaldo. Las de Gago, las de Díaz. E incluso las de aquellos a los que les habían dado un golpe extra de energía…

https://www.youtube.com/watch?v=KvBMsPoI7VQ

Comentários no Facebook