Romario vota a favor de la destitución de la presidenta Dilma Rouseff

0
310
Publicidad

Después de colgar las botas, Romario de Souza Faria, O Baixinho, se quedó con muchos problemas económicos por culpa de sus incontables problemas con la Justicia brasileña y después de prestar dinero a sus amigos.

Aunque haya actuado en los principales equipos de Río de Janeiro (Vasco da Gama y Flamengo), además del PSV Eindhoven y Barcelona, Romario siempre ha tenido la necesidad de seguir trabajando. De esa manera, O Baixinho vio en la política una carrera promisora. Su popularidad como futbolista fue basada en su fama demalandro carioca, algo así como un chulo de las playas de Río.

En 2010 Romario fue elegido Diputado Federal por el Estado de Río de Janeiro. En la Cámara Federal de Brasil (correspondiente a las Cámara de Diputados -Cámara Baja en España-), Romario se ha destacado por el Partido Socialista Brasileiro (PSB) como un opositor y crítico del Mundial de Fútbol 2014. Criticaba los gastos y los desmandes de la CBF y FIFA en el país.

En la actualidad, Romario critica duramente los actuales gastos públicos que se originan para las Olimpíadas de Río 2016. Así ganó fama de ser un político combativo, además de confirmar su carisma de la época de futbolista. Siendo coherente con su origen humilde (nació en la Favela do Jacarezinho en 2016), como diputado ha luchado en favor de la inclusión de los minusválidos de baja renta desempleados para recibir un auxilio económico del Estado brasileño.

En 2014 Romario se convirtió en Senador de la República por Río de Janeiro con un poco más de 4,6 millones de votos. Es el senador más votado en toda la historia de Rio de Janeiro. En la actual crisis política de Brasil y, en el proceso deimpeachment (procesar a un alto cargo público) para destituir a la Presidente de Brasil, Dilma Rouseff, elegida por la mayoría de los votos de los ciudadanos brasileños, 54 millones de votos, el Senador Romario de Souza Faria se ha posicionado a favor del mismo.

Sed de poder

De esta manera, la actual presidente de Brasil está siendo destituida con el voto deO Baixinho. El senador Romario ha votado SIM (Sí) por el seguimiento del proceso de Impeachment de la Presidente democrática. De esta forma, el Golpe de Estadosigue su curso con la injusta deposición provisional en 180 días de Dilma Rouseff. En 180 días el proceso será finalmente concluido.

La historia no será condescendiente con los que votaran por el Impeachment de una presidente honesta y elegida por el pueblo. Un parlamento plagado de corruptos no debería poder votar por la permanencia de una presidente honrada y que ha gobernado en favor de políticas públicas y programas sociales en favor de los más pobre y miserables.

Romario está del lado de los que apoyan a un proceso de Impeachment por motivos meramente políticos y por la sed de poder de una oposición con prácticas nada democráticas. Una oposición históricamente golpista como ya ocurrió en 1954 y 1964, entre otros intentos.

O Baixinho ciertamente ha metido un balón fuera de la portería de la Democracia. La historia le enseñará eso.

COMPARTIR

Comentários no Facebook