River se lo empato Sarmiento sobre la hora y no puede levantar en el campeonato

0
130

Bajó la lluvia, River no hizo pie y Sarmiento se lo empató 2-2 en el final. Los de Gallardo llevan cinco sin ganar en el torneo. Su equipo no se pareció nada al que goleó en la Libertadores: el recambio no funciona…

Ponzio bajo la lluvia.

Tras la goleada en la Copa, River tenía la obligación de ganarle a Sarmiento para empezar a maquillar un poco su feo campeonato y terminar lo más arriba posible. Gallardo pensó que el envión alcanzaba para sacar adelante el resultado contra Sarmiento, último de la tabla, pero otra vez hubo varios apellidos en bajísimo nivel y, sobre la hora, la visita se lo empató más que merecidamente de penal 2-2. Aunque ya no pelea por nada, lleva cinco fechas sin victorias en el plano local y, ante la diferencia de rendimiento entre uno y otro torneo, la calentura de la gente se vuelve inevitable.

Con un equipo totalmente alternativo (Gallardo metió ocho cambios) arrancó bien contra Sarmiento. De entrada nomás, Casco mandó un centro a lo Vangioni y apareció Alonso, para abrir la cuenta y hacerle honor al Beto con la casaca naranja. El ex lateral de Newell’s estaba encendido y fue él mismo quien estampó el 2-0, tras pase atrás de Viudez. Pero en lugar de tranquilizarlo, la ventaja nubló a River, que empezó a errar los pases en la mitad. Sin D’Alessandro, los que tenían que darle aire (Pisculichi, Pity Martínez) no aparecían y el anunciado descuento de Sarmiento llegó en una bola craneada en el laboratorio de Caruso.


Y al mal rendimiento, se le sumó esa pizca de mala suerte que también pesa en River.Mammana, que era uno de los mejores, salió por una molestia en el entretiempo y, como Maidana también está lesionado, otra vez Gallardo tuvo que improvisar con Ponzio atrás. Aunque ahogó bien a Mercado e impidió el empate, lo de Leo en la cueva pocas veces salió bien: pelotazo improducente, la defensa mareada y, de postre, otra vez expulsado (en la Copa todavía debe dos fechas…). Sobre la hora, luego de una salvada mitad Barovero, mitad el palo, la mano de Arzura en el área fue la llave del empate de Sarmiento, que hizo un partidazo ante la parsimonia millonaria y se llevó “un punto de oro”, como había pedido Caruso.

Este River, el del torneo, no Copa a nadie. Se ve en las tribunas (las entradas, carísimas), se ve en la tabla y se ve en el andar de varios jugadores de “recambio” que no aportan soluciones.Queda la Libertadores, donde la defensa del título amaga con mantenerlo motivado.

comentarios en Facebook