River perdio 2 a 0 con Independiente del Valle por Copa y quedo complicado su pase a cuartos

0
179

Cuando más cerca estaba River del empate, Independiente del Valle cerró el partido con un penal y un 2 a 0 en la altura de Quito. Gallardo lo planteó mal (Alario y Mora afuera), encima le anularon mal un gol y no le cobraron un penal. En una semana, hay revancha en el Monumental.

River jugó mal y le hicieron dos goles en Ecuador. ¿Podrá remontarlo?

Duele. A todo River le duele porque vio cómo se le fue un partido que parecía controlado. Independiente del Valle le ganó 2 – 0 y dejó preocupado a Gallardo y compañia pensando en la revancha de la semana que viene en el Monumental. Y ese dolor tiene base en que sin jugar bien, el equipo hizo un gol y le cometieron un penal que el árbitro no vio. Cuando esas jugadas podrían haber sido el empate en un momento ya decisivo, la historia terminó con un penal en el arco propio y la desazón de haber estado tan cerca.

River salió con el libreto bien claro. A pesar de no entender por qué dejó afuera a Alario y a Mora, la ide era control de pelota, bajarle el ritmo que iban a intentar meterle los ecuatorianos y no tentarse con acelerar en las contra. El esquema de Gallardo para jugarle a Independiente del Valle en la altura de Quito no parecía tener problemas. En los “papeles”, claro. Porque la apuesta con Driussi tiene ese problema de los que hacen bien la mitad de las jugadas y las terminan mal. De hecho, tuvo la más clara del primer tiempo y la pifió.


Con Balanta firme atrás, con Ponzio regulando pero sacando varias, con D’Alessandro intentando hacerse dueño, River no jugaba muy bien pero no le daba chances al discretísimo equipo ecuatoriano. Sostener este planteo necesita de piernas y de, justamente, no rifar la pelota ya que la recuperación en velocidad se hace cuesta arriba. Tanto fue así que cuando Independiente se enredaba en su poco talento, Alonso no protegió bien una pelota y con un pelotazo largo, los ecuatorianos armaron la jugada para que Tin Angulo le rompiera el arco a Barovero.

La reacción de River llegó. Con un gol de Alario que el línea vio (mal) offside y con un penal que no le dieron al delantero. Fueron los mejores cinco minutos del equipo de Gallardo y la suerte (más el árbitro) no le dieron una mano. Independiente, con todas sus limitaciones, se “encontró” en un ataque desordenado con un penal que lo dejó bien parado para la clasificación.

comentarios en Facebook