River empato con San Pablo y rescato un punto que le sirve

0
160

River igualó un duro partido contra un San Pablo que, además de la impronta de Bauza, contó con el agregado de Calleri. Al equipo de Gallardo le faltó toque, pero fue al frente y lo empató por un error del arquero rival. Ahora suma cuatro y quedó segundo en el Grupo 1.

Publicidad

Hay partidos que llevan la marca de estilo de la Copa Libertadores. Hubo un River-San Pablo que confirmó la histórica dureza de este torneo. El equipo de Gallardo jugó y peleó, peleó y jugó… Y se terminó llevando un empate ante un team moldeado por el Patón Bauza, viejo conocedor de estas batallas. Partido caliente. Quente. Y, más, con la presencia de Calleri, con toda la implicancia que lleva en esa camiseta 12 el ex Boca. Ganso marcó para los brasileños. El 1-1 fue una coproducción del arquero Denis y Thiego Mendes. River suma ahora cuatro puntos y quedó segundo en el Grupo 1.

La noche había empezado con la triste noticia de la muerte del Mariscal Perfumo. River le rindió un homenaje con el minuto de silencio previo y con la posterior fiereza para ir a buscar todas las pelotas.

Toda esa intensidad no tuvo su correlato en la fineza que el equipo de Gallardo debe tener para acorralar al rival. El partido fue una discusión desde el comienzo. Parecía que River lo podría encontrar de arriba por ese doble aviso de Alario y Mora -con travesaño-. Pero pronto, San Pablo sacó provecho de lo que vino a buscar al Monumental: el error rival en una pelota parada. Ganso capturó un rebote y de zurda puso el 1-0.

El golpe desacomodó a River. Largo entre las líneas, empezó a dejar espacios peligrosos a las espaldas de los volantes. Ponzio se la sacó de atrás justo a Calleri cuando se venía el segundo. Después de esa jugada llegó el blooper del arquero Denis.

Con la fortuna del gol, River se volvió a adelantar. Pero le faltó darle sentido a esa posesión. La tocaba Domingo, la tocaba Ponzio, la tocaba Mammana, pero la tocaban poco Nacho Fernández y Driussi.

Ya en el segundo tiempo, con el ingreso de D’Alessandro, Gallardo logró sumar más gente por delante de la línea de la pelota y encerró a San Pablo. Un San Pablo que siguió jugando, como toda la noche, con garra argentina. Empate quente, sí.. Y duro. Duro por todo. Sobre todo, por el adiós del Mariscal.

https://www.youtube.com/watch?v=U8rRpHk_v2c

Comentários no Facebook