River complicado para la clasificación de La Libertadores 2017 ¡Mira el resumen de los goles y su situacion en la copa!

0
93

Esto no me Copa

River volvió a perder por el torneo, se despidió de la pelea y ahora deberá enfocarse en el partido del miércoles. Patronato, que contó con un penal polémico, ganó bien 2-1 y le complica las chances al equipo de Gallardo para la Libertadores 2017.

Nacho tuvo la primera de River

No le Copa. No le Copa nada. River llegó a Paraná tras una semana complicada y con un viaje más complicado aún y se va de la misma manera. Con la cabeza puesta, ahora sí, en el partido del miércoles por la Libertadores, ante The Strongest,porque es lo único que le queda. El 2-1 ante Patronato como visitante, jugando sin rumbo y con chances de perderlo por más diferencia, ensombrecen este presente del equipo de Gallardo, que sigue buscando el camino y que hasta complica su clasificación a la edición 2017 del torneo continental…

Es cierto: River arrancó mejor en el primer tiempo, sobre todo hasta los 13 minutos, teniendo la más clara de todas tras un gran pase de Mora, el mejor del equipo, que a Nacho Fernández se le fue muy alta.Pero se desmoronó: perdió tantas chances que se vino abajo, perdió rumbo en la mitad de la cancha, los defensores comenzaron a subir sin criterio y dejando demasiados espacios, lo que pagó carísimo. Es cierto: el penal por agarrón de Mercado a Furios dejó dudas que Vigliano despejó pitando a favor del local. Bértoli, confeso hincha de River, ajustició a Batalla (debutante en reemplazo de Barovero) con un tiro inatajable y puso el 1-0.

River reaccionó rápido y metió el 1-1 gracias a una avivada de D’Alessandro, que vio a Mora solo en el primer palo y se la tocó suave para que el uruguayo acomodara las cosas. Le duró poco. Con falta de orden en el mediocampo (y eso que Gallardo puso primera vez armó la defensa titular) volvió a complicarse. En el final del primer tiempo, Batalla le tapó un mano a mano a Carrasco y Garrido también tuvo su tiro que no fue. Y ya en el segundo, entre Guzmán y Telechea y con definición de Carrasco metieron el 2-1, con algo de ayuda de Batalla, que despertó murmullo y dejó dudas al no brindar demasiada seguridad.

La fiesta de Patronato, con un estadio explotadísimo, siguió un rato más. Porque con River jugado en ataque, Carrasco tuvo otro mano a mano. Y hasta la última del partido (cuando se cumplía el octavo minuto de descuento que adicionó Vigliano por los fuegos de artificio) también fue del local. En Paraná se festejó como un hecho histórico, ya que nunca había enfrentado a River en su casa (por la B Nacional jugaron en Santa Fe) y, además, suma tres puntos fundamentales para la permanencia. En River, se sufre. Y se piensa en la Copa, porque no hay tiempo para lamentos.

comentarios en Facebook