Racing perdio con El Decano que volvio con todo

0
92

¡Enorme vuelta a Primera de Atlético Tucumán! Ante su gente y sufriendo en el final, le gano 2-1 a Racing con goles de Zampedri y González. La Academia intentó pero no pudo con la entrega del local.

Publicidad

Tal vez, fue soñado. A lo mejor, en el más auspicioso deseo de algún fanático existía la posibilidad de augurar un retorno a la elite del fútbol argentino de la forma en que, finalmente, se concretó. Porque, desde los papeles, se sabía que el comienzo del torneo iba a ser durísimo para uno de los gigantes del Norte. Pero, fiel a la cualidad que los caracteriza, los tucumanos fueron al frente. No se amilanaron ante la portación de apellidos que ostentaba Racing en la previa y dejaron en claro que la bomba iba a ser más propia que nunca. Pasaron seis años desde la última excursión de Atlético en Primera y, a diferencia de aquella vez, la cosa fue más alegre. Porque el regreso, ciertamente, fue el esperado: con una victoria.

Ante una multitud y con el estadio Monumental José Fierro colmado, el equipo del Vasco Azconzábal logró coronar su vuelta a la máxima categoría con una victoria ante la Academia. Y de esas que gustan, porque se sufren. Y, sino, que lo diga el propio Lucchetti, quien se vistió de héroe en más de una oportunidad en el final del partido cuando la línea de volantes y defensores empezó a sentir el lógico cansancio físico. Porque el Laucha fue una de las claves para que el local se quedara con los primeros tres puntos: le sacó un cabezazo espectacular a Licha López, le cortó un avance a Roger Martínez y se revolcó de lo lindo ante una exigencia de De Paul.

Y, del mismo modo, las actuaciones de Zampedri, Leandro González y el eterno Pulguita Rodríguez complementaron la performance. Porque el 9 abrió el marcador con testazo en el área chica a los19 minutos del primer tiempo, cuando el trámite del encuentro se tornaba de ida y vuelta. Más tarde, ya en la segunda etapa, el 10 le sacó rédito al desorden defensivo que, peculiarmente, mostró el conjunto de Sava en varios pasajes del partido y quebró la resistencia de Saja. Eso, sumado a la constante amenaza de peligro que Luis Miguel Rodríguez generaba, fueron factores que Racing no pudo controlar del todo. O, al menos, no en un período específico.

En el final, con más empuje y guapeza, la visita se volcó al ataque e intentó rescatar un punto (Bou, de cabeza, le puso algo de tensión al choque) pero los tucumanos bancaron la parada, se metieron atrás y, a puro rechazo y despeje, apostaron a que algún punta consiga liquidar el duelo en una maniobra fugaz.

Así, mientras Racing ya puso la mira en el choque de vuelta de la Libertadores ante el Puebla, el debut en el torneo local fue todo de Atlético Tucumán; que terminó celebrando con su público el regreso triunfal a Primera. La bomba fue más tucumana que nunca.

Comentários no Facebook