PolemicaLas cláusulas que Boca quiere ponerle al contrato de Centurión luego del nuevo escandolo

0
800

La esperada reunión entre Ricardo Centurión y Daniel Angelici no se hizo. Aunque estaba todo listo para que firmara su nuevo contrato con Boca, el delantero no apareció por la Bombonera. Sí estuvo Alejandro Mazzoni, su representante, quien conversó durante 30 minutos con el presidente del club. Y se fue con un nuevo vínculo y una certeza: si Ricky no acepta las cláusulas que le agregaron en las últimas horas, su regreso al Xeneize puede caerse.

Publicidad

El escándalo que Centurión y un grupo de amigos protagonizó en la noche del sábado/madrugada del domingo en Capítulo 1, un conocido boliche de Lanús, modificó por completo el escenario. Antes del incidente, en el que hubo golpes, insultos, amenazas y terminó con el futbolista, encapuchado, retirándose en un patrullero, todo estaba encaminado para un regreso con gloria.

 

Luego de que Ricky le dijera que no al San Pablo y al Genoa, Guillermo Barros Schelotto había logrado convencer a los directivos de que su continuidad era indispensable en el armado del nuevo Boca. Llegó a comprometerse con poner el pecho ante los intempestivos arranques de Centu afuera de las canchas. Y hasta se opuso a Gustavo Barros Schelotto, su hermano, y a Javier Valdecantos, el preparador físico del plantel, quienes hace rato que ya no se mueren por tenerlo en el grupo.

Sin embargo, lo que sucedió ahora golpeó al mismísimo técnico. Tanto que fue el propio Mellizo el que le dijo a Angelici que hiciera lo que quisiera con la situación del conflictivo futbolista. ¿En criollo? Si el club decidía dar marcha atrás y no firmar un nuevo contrato, él no iba a poner el grito en el cielo.

Consciente del ruido que eso puede generar, Angelici decidió no ir tan allá. Pero sí tomó la resolución de marcarle la cancha a Centurión. ¿Cómo? Modificando el contrato que ya estaba redactado. Y agregándole un par de cláusulas.

 

Ojo, lo primero que hizo fue asesorarse con un par de abogados de primera línea, especialistas en derecho laboral. Y el motivo es que Boca no puede multar, castigar o rescindirle el contrato a ningún jugador por hechos como los que protagonizó Centu.

Se sabe que una medida así dejaría al club a merced de Futbolistas Argentinos Agremiados o del Ministerio de Trabajo. ¿Entonces? Primero se reforzó el deber de cumplir el manual de ética y costumbres que existe en Boca. Y después habrían incluido un ítem por el cual el club puede rescindirle el vínculo si considera que ha cometido un hecho grave y, lo más importante, no tiene la obligación de pagarle lo que resta del contrato.

¿Qué dirá Centurión? ¿Lo aceptará? ¿Se jugará a portarse bien a riesgo de tropezar y, a partir de ahí, no tener derecho a pataleo económico alguno? Esos son, por estas horas, las preguntas que más se están haciendo los dirigentes de Boca. Y también los hinchas, lógico.

Comentários no Facebook