Pellegrino y El Rojo se juegan todo en el clasico contra la Academia

0
62

Muchos jugadores coinciden en que frente a Racing puede pasar el último tren para seguir en la lucha por el título. Hay preocupación, pero igual se tienen fe.

Publicidad

e percibe con facilidad. La derrota contra Central (0-2) no fue una más para los jugadores. El equipo del Chacho Coudet pegó sin piedad y las ilusiones del plantel y los hinchas están al borde del nocaut. Una frase que forma parte de los lugares comunes cobra vigencia en esta coyuntura: ya no hay margen de error. Lo saben todos aquéllos que transitan a diario el predio de Domínico. El plantel quedó muy golpeado después de la caída ante los rosarinos. Y son varios los jugadores que coinciden en que mañana, frente a Racing, tendrán la última posibilidad de subirse al tren que los lleve hacia el campeonato. “La derrota del miércoles fue dura y nos tenemos que recuperar ya. El Tanque (Denis) estuvo hablando mucho para levantar a todos y el clásico puede ser nuestra última chance de despegar para poder pelear el torneo. En este campeonato tan corto, empatás y cinco equipos te superan en la tabla. Sabemos muy bien que ya no podemos fallar”, le comentó un integrante del plantel a Olé . La mayor parte de los futbolistas prefirieron refugiarse en la comodidad del silencio. Interpretan que, en este momento, todo lo que digan puede ser utilizado en su contra. Y son muy pocos los que se atreven a correr el riesgo de quedar presos de sus palabras.

Semblantes adustos desfilaron por cada rincón del club en los últimos dos días. Los jugadores tuvieron charlas en las que Denis, el Ruso Rodríguez y Cebolla Rodríguez, quien se recupera de un desgarro, tomaron la palabra. Más allá de lo futbolístico, los conciliábulos apuntaron a levantar al grupo desde el punto de vista anímico. Hubo autocrítica y más hermetismo del habitual. Todos sienten que la presión les está atando las piernas. “Caemos en la desesperación de la gente y erramos pases sencillos”, reconoció Benítez. Ahora quieren demostrarle al público y a sí mismos que también pueden salir adelante en las paradas bravas, algo que no consiguieron en 2015. El abismo está a un paso y es probable que un resbalón sea caída. “Somos conscientes de la situación, pero tenemos que salir pensando en que el clásico se presenta como la oportunidad ideal para levantarnos. Un triunfo nos daría un envión importante. Debemos reaccionar”, comentó Pellegrino, intentando mirar el vaso medio lleno. Los dirigentes prometieron que lo van a bancar más allá del resultado, aunque resulta difícil imaginar que no va a quedar debilitado si cae ante Racing. “Paciencia” y “calma”, fueron las palabras que más pronunció el técnico en los últimos días. Muchos hinchas que vuelcan sus opiniones en las redes sociales parecen destilar más intolerancia que esa tranquilidad zen que reclama el DT.

Hay preocupación ya que el torneo es lo único a lo que debe aferrarse el equipo en este semestre. La luz roja está encendida. Y sólo se apagará si Independiente consigue lo que pidió Denis cuando llegó: “ganar, ganar y ganar”.

Comentários no Facebook