Palermo hablo de El Melli y de Benedetto como su sucesor y 9 de Boca

0
193

Palermo le deseó lo mejor al Melli y dijo que “Boca está en buenas manos”. Sí le metió un poco de presión a Benedetto: “Siempre tiene que marcar”.

Guillermo y Palermo se saludan en un cruce pasado del 2014 entre Lanús y Arsenal.

Al principio no fue todo color de rosas. Ambos eran de La Plata, pero de veredas distintas, por lo que la rivalidad al momento de enfrentarse en una cancha florecía en su máximo esplendor. Sin embargo, allá por el 97, Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo llegaron al mismo tiempo a Boca, el club que los unió después de tanta enemistad por defender diferentes colores y donde se convirtieron en ídolos. Y como si el destino así lo quisiera, terminaron formando una buena amistad tras compartir plantel durante años y años. “Guillermo es un amigo y siempre le deseo que le vaya bien. Boca está en buenas manos”, soltó el Titán en referencia al arranque del semestre, al mando del Mellizo.

Además de ser uno de los ídolos xeneizes, Palermo logró posicionarse como el máximo goleador en la historia del club poco antes de retirarse como futbolista. Tras su salida, Boca no logró conseguir un 9 que sea reconocido o iguale sus condiciones. Ante esto, expresó deseoso: “Ojalá Boca vuelva a encontrar un goleador que cumpla, después de mi paso con esa camiseta. Cuando me tocó a mí, trataba de dar lo mejor y disfrutar de cada gol”. Y como palabra autorizada advirtió la exigente tarea con la que carga el 9 de Boca, en este caso la que hoy lleva adelante Benedetto: “Es cierto que a veces el presente del equipo acompaña, pero el delantero siempre tiene la obligación de marcar”.

Para cerrar, detalló la clave para que el equipo de su amigo Guillermo haga un buen campeonato: “Debe encontrar un funcionamiento que cumpla las expectativas de lo que pretenda el hincha y lo que Guillermo intente inculcar, para mejorar día a día y volver a tener el protagonismo que siempre caracterizó a Boca”. Si lo dice el Loco…

comentarios en Facebook