Nota exclusiva con El patron Bermudez: “Los de River se ponen pálidos a enfrentar a Boca”. Ademas hablo de Bianchi,Tevez,etc

0
463

El Patrón Bermúdez opina de fútbol desde hace 8 años, después de una carrera como futbolista en la que no le parecía bien tener cercanía con la prensa. Y lo explica.

“Desistí del programa de Fantino. No era mi perfil”.

Hace ocho años que estás en el periodismo. Con lo mal que te llevabas con la prensa en tu época de jugador, ¿te imaginabas estar tanto tiempo en los medios?

-Me lo fui imaginando en la medida en que se fue desarrollando. Fue clave el estilo del canal en el que estoy, ESPN, que es serio, correcto, de altura, en donde se habla del espectáculo, de lo profesional y de lo deportivo, lo otro no me interesa. Como jugador de fútbol me molestaba mucho cuando los periodistas cruzaban esa línea y opinaban temas personales. Por eso, desde que entré en esto de hacer periodismo nunca me imaginé haciendo algo que no tuviera que ver con esta línea.

De hecho, eras amigo de Fantino, que te propuso ir al Show del Fútbol. Un programa con gritos, escándalos, peleas.

-De Fantino tengo un gran recuerdo porque en mi época seguía la campaña de Boca y se hizo próximo al plantel. Es cierto que me convocó para ser parte de ese panel pero desistí, no era el perfil del programa que yo iba a disfrutar, no me iba a sentir cómodo, así que decidí dejarlo pasar. No negocio mi estilo y mi manera de trabajar.

Como jugador de fútbol eras un problema para los periodistas.

-Yo jugaba en Boca y sabía que había que mantener la distancia con la prensa. Es cierto que, en mi caso, durante cuatro años los resultados nunca dejaron ninguna duda, eso ayudó mucho a que esa línea que yo había marcado se respetara porque la amistad entre un jugador y un periodista nunca es buena.

No es buena porque condiciona…

-El problema es que, en virtud de esa confianza que se genera, el jugador le empiece a contar al periodista cosas que pasen adentro del plantel pensando que las va a callar, pero eso nunca va a pasar porque el periodista siempre va a tener la intención y la necesidad de la noticia, y va a hacer pública esa situación. Por más que el periodista nunca revele la fuente, eso termina influenciando para que situaciones internas salgan a la luz. Y eso termina en escándalo seguro.

¿Pero no creés que casi siempre el jugador es el que le cuenta “internas del plantel” al periodista para que eso se sepa, y no exponerse él directamente?

-Por supuesto y lo utiliza cuando se siente perjudicado en una situación. El jugador que tiene algo que decir utiliza a ese periodista de confianza, que termina siendo un chivo expiatorio. Pero no se da cuenta de que todos terminan perjudicados cuando el escándalo estalla. Eso es muy difícil que lo entiendan los jugadores jóvenes, por eso es importante el manejo del plantel por parte de gente madura. Si no, todo se descontrola.

Utilizaste a los medios aquella vez que dijiste que los de River se ponían pálidos cuando jugaban contra Boca. Te querían matar…

-Cuando llegaban los superclásicos yo estaba entrenado para todas las batallas mediáticas que te puedas imaginar. Pero nunca tuve la intención de ir en contra de la gente, hablaba de los protagonistas, nunca hablé del hincha. Yo decía que el semblante de los jugadores de River no era el mismo cuando nos enfrentaban a nosotros, se les veía desconfianza e inseguridad, se ponían pálidos. Hoy sigo sintiendo lo mismo y la historia me lo corrobora, porque en un momento para River enfrentar a Boca era un suplicio, un martirio.

Hoy la cosa cambió.

-Lamentablemente sí y tiene que ver con el plantel que éramos nosotros, con la manera que nos entregábamos en la cancha. Nosotros no siempre jugamos mejor que River pero terminábamos ganando. Teníamos una mística especial, me sentía invulnerable y por eso dije lo que dije. Hoy me sería muy difícil manejarme con la prensa siendo protagonista en un plantel con tantas intermitencias como las que hoy tiene Boca: se fue el entrenador, vino otro a tratar de hacer cambios, ganan un partido creyendo que han mejorado, pierden el siguiente como el peor.

Con Tevez, Gago y Orion en el plantel, hace poco declaraste, más como ex jugador que como periodista, que a Boca le faltan líderes…

-Claro. Líderes naturales que saben destacarse dentro de la cancha, guiar a un plantel, leer un partido para tomar decisiones, corregir situaciones. Porque, aunque cada vez se les da más importancia a los entrenadores, el fútbol es un 80 por ciento de los jugadores. Son ellos los que pueden revertir lo que está pasando. El técnico es un ayudante más pero hoy parece que valiera tanto como el 10 de un equipo: el DT está afuera y hasta ahora no vi ni un gol de un entrenador.

Justamente lo decís vos que tuviste a Bianchi.

-Carlos fue muy importante en el 20 por ciento para que aquel equipo quedara en la historia, pero no más importante que ninguno de nosotros. Lo que quedó claro cuando volvió y las cosas no le fueron bien. Porque los jugadores eran otros, otras personalidades, otra actitud.

comentarios en Facebook