“¡Nos aplastó! Era muy bajito y fuerte como una roca” El ex Real Madrid sobre Messi

0
242

“Era imposible quitársela. Impactaba, daba miedo lo que podía llegar a ser”, recordó este futbolista español sobre el día que conoció a la “Pulga” en un torneo infantil

Publicidad

Esteban Granero recuerda con precisión un día que lo marcó. Apenas tenía 15 años y jugaba en las inferiores del Real Madrid, donde ya empezaba a vivir con mayor intensidad el clásico con el Barcelona. Eran encuentros juveniles con ventaja para el lado Merengue, hasta que conoció a Lionel Messi.

“Somos los dos del 87, lo conozco desde los 15 años. Fuimos a un torneo en Villarreal con los cadetes del Madrid y estábamos en el mismo hotel que el Barça. Yo tenía buena relación con los que coincidía en la selección: Piqué, Marc Valiente, Cesc…”, detalló el mediocampista de 30 años que conquistó tres títulos como profesional en el Merengue.

En la entrevista que realizó con el diario español El País, Granero rememoró el diálogo que tuvo con Piqué por entonces: “Me lo crucé por el hotel. Nosotros en aquella época les ganábamos siempre, y Piqué me vio y me agarró: ‘Este año les ganamos nosotros’. Le dije: ‘Joder, ni de casualidad’. Me respondió: ‘Sí, porque tenemos uno nuevo que es buenísimo'”.

“Le pregunté quién era y me entonces me señaló la piscina, donde había un chico pequeño. Muy pequeño. Él, solo, sentado al borde de la piscina con los pies en el agua, ensimismado. Piqué es un bromista, lo ha sido siempre, y pensé que me estaba cargando”, confesó. Y agregó: “De hecho, lo que pensé fue: ‘Me está cargando a mí y se está metiendo con su propio compañero’. Fue la primera vez que vi a Messi”.

 

Apenas unas horas más tarde, el actual futbolista del Espanyol del Barcelona supo que el defensor no le estaba mintiendo. “¡Nos aplastó! Ganaron 3-0. En el saque del medio, y en cualquier balón parado, se colocaba para recibir el primer pase en corto, y ya se quedaba con la pelota”, puntualizó.

“Era espectacular. Muy bajito y fuerte como una roca. Pero la locura era cómo llevaba la bola. Pegada al pie de una forma bestial. Era imposible quitársela. Impactaba, daba miedo lo que podía llegar a ser. 15 años después me lo cruzo por el campo y pienso: ‘Joder, sigue aquí”, contó.

Hasta los familiares de Granero supieron que estaban viendo a una futura estrella del fútbol mundial: “Mi hermano al verlo en ese torneo me dijo que iba a ser el mejor jugador de mundo. No tiene mérito: era imposible no pensarlo. Mi generación ha vivido una época irrepetible con él y Cristiano Ronaldo”.

 

COMPARTIR

Comentários no Facebook