Mora no quiso provocar. El archivo lo salva de a culpa

0
248

Mora volvió a aclarar que no quiso provocar a la gente de Boca tras el reclamo de Tevez. “Es mi forma de festejar, no fue para generar violencia”, dijo. El archivo le da la razón.

Publicidad

lgunos lo habrán visto como un festejo más, nada grave. Otros se imaginaron a Al Pacino en Scarface al grito de “say hello to my little friend!” apuntándole a la tribuna bostera y acaso tomándose en serio el cantito riverplatense de “sólo le pido a Dios”.

Tal vez no haya sido ni una cosa ni la otra: la ametralladora imaginaria de Rodrigo Mora en el festejo del gol que definió en Mendoza otro clásico a favor de River dio que hablar y especialmente porque Carlos Tevez fue el que protestó.Primero, contra Néstor Pitana en el mismo momento del festejo: señaló al delantero de River, reclamó tarjeta y el árbitro le hizo caso con una amarilla. Después, lo fue a apurar ni bien terminado el 1 a 0 y la discusión no pasó a mayores como en Mardel. Y para rematarla, lo atendió por tevé un rato más tarde: “No es justo que le falte el respeto a la gente de Boca. Todos estamos trabajando para mejorar el fútbol argentino”, recriminó el 10 de Boca. Y Mora no tardó en hacer un alto al fuego: “Lo del final son cosas que quedan adentro de la cancha. Tal vez se han enojado por el festejo pero yo siempre hago lo mismo y no lo voy a cambiar. No es para generar violencia, es mi forma de festejar, nada más”, aclaró la Pulga antes de repetir que no tiene nada contra la hinchada de Boca ni contra el propio Tevez y que en su grito de gol buscó la cámara de tevé y no a la popular rival.

Y el uruguayo, en parte, tiene razón: la mímica de la ametralladora a la hora de celebrar un gol es una marca registrada y, de hecho, la había hecho apenas cuatro días atrás, en Mar del Plata con San Lorenzo, sólo por poner el ejemplo más reciente. Pero claro, con la susceptibilidad que maneja hoy la gente, la prensa y los mismos protagonistas, y con el antecedente de la tangana y las expulsiones en MDQ a sólo una semana de distancia, tal vez el uruguayo pudo haber evitado ese festejo de cara a la gente de Boca. Un festejo que, de todos modos, desde River comentan por lo bajo, fue bastante menos ofensivo e incitador a la violencia que la gallinita de un tal Carlos Tevez en el Monumental. Un tal Carlos Tevez que, al volver a Boca a mediados del año pasado, dijo en su rueda de prensa de presentación que “volvería a hacer” ese festejo.

En definitiva, Mora debió aclarar una, dos y tres veces que lo que menos quiso hacer fue provocar a los hinchas de Boca y así hizo un alto al fuego: su ametralladora no estaba cargada ni con chasquibum. Tal vez la próxima, y para ahorrarse tanta explicación, antes de hacer el festejo piense para qué lado sale corriendo a gritar “un gol que siempre necesito hacer”.

Comentários no Facebook