Mira que jugador de River se queda a pelear y levantar su nivel que fue uno de los flamantes refuerzos de la era Gallardo

0
2226

Arzura, con pocas chances hasta acá y mencionado para ir a Banfield, da pelea. Dice que no le gusta estar afuera: “Si no alcanza lo que hice, deberé hacer más”.

La pegada del volante de 23 años. “Mi objetivo es ganarme un lugar”, cuenta firme.

“Tengo tres años más de contrato y yo me quedo en River”. La respuesta es clara y contundente. A seis meses de su llegada a Núñez y a pesar de haber jugado poco, Joaquín Arzuna no quiere saber nada con irse a préstamo a otro club. Su nombre apareció en el medio de las negociaciones con Banfield por Iván Rossi, otro volante central al que Gallardo apuntó con vista a futuro. Los del Sur pidieron el préstamo de Bertolo, no se avanzó y por eso luego surgió la variante del ex Tigre. “Mi representante no me dijo nada y el club, tampoco. Tengo la cabeza en River y estoy con muchas ganas de pelearla”, insiste el nacido en Campana que camina en patas por la suave alfombra del Convention Center del hotel adonde se aloja el plantel.

En su primer semestre en River apenas sumó 383 minutos repartidos en ocho partidos (tres de titular). A la sombra de Ponzio y Domingo principalmente, también quedó relegado por Nacho Fernández y Lucho González, quienes jugaron como doble cinco. Acostumbrado a tener continuidad desde mediados de 2013 en Tigre, ésa no le resulta una posición cómoda. “No me gusta estar afuera, no disfruto yendo a entrenar y después pasar el fin de semana en mi casa o teniendo que ir a ver a los chicos que juegan. Yo quiero estar ahí también. Disfruto jugando”, explica con sinceridad mientras agradece que el aire acondicionado calme los 35 grados que hay afuera del salón. Y aunque sabe que se puede sumar otro 5, no se resigna: “Quiero quedarme a pelearla. Mi objetivo es el de siempre: ganarme un lugar. La adaptación es un tema secundario, el jugador se gana el puesto entrenando, más allá del tiempo que lleva en el club”. Habrá que ver, entonces, cómo puede afectar esta firme postura del volante central en las charlas para comprar a Rossi. Queda claro que no tiene intenciones de mudarse a Banfield y que tampoco le teme a que se incorpore otro futbolista. Es más, convencido de que el puesto se gana en el día a día, deja su autocrítica sincera: “Nosotros nos ganamos los puestos solos y quiero una revancha personal, conmigo mismo. Si lo que hice no alcanzó, tendré que hacer más”.

COMPARTIR

comentarios en Facebook