Messi a solo cuatro goles de CR7 en la liga

0
234
Publicidad

 

 

 

 

 

Dos meses lesionado en la rodilla no han impedido a Leo Messi meterse en la pelea por el Pichichi. El rosarino, que en 2016 ha recuperado su mejor versión, volvió a ver puerta y alcanzó los 19 tantos en Liga. Aún está a seis de Luis Suárez, que actualmente comanda la tabla de máximos realizadores con 25 goles, pero tiene margen para por lo menos dar guerra en las 11 jornadas que quedan para el final de la competición.

Por otra parte, Cristiano Ronaldo está con 23, Benzema con 19 y Neymar con 18. De un tiempo a esta parte, Messi está menos preocupado por sus números personales, pero eso no significa que no pueda sacar rédito a su olfato en el último (y más decisivo) tramo de la temporada. No se arrugó el astro argentino ante el valiente planteamiento inicial de Jémez. El Rayo Vallecano salió al partido a aprovechar las dimensiones reducidas de su feudo, a obligar al Barcelona a buscar los balones directos para conectar con el tridente ofensivo, que mantuvo durante todo el metraje un duelo individual, hombre a hombre, con los zagueros madrileños.

El error de Juan Carlos

Fruto de la iniciativa local, Messi tardó unos minutos en entrar en juego. No obstante, buscó acomodo en la línea de medios para poder participar y pronto encontró pasillos para dejar solos a Neymar y Suárez, que se hartaron (sin éxito) de ofrecer desmarques para atacar a Juan Carlos. Un error del guardameta alcarreño supuso un frenazo a las expectativas locales. Ivan Rakitic, que últimamente ha cambiado el papel de lanzador en los balones parados por el de rematador, recogió la cantada tras un centro de Roberto y situó el 0-1 a puerta vacía.

El croata, que fue sustituido por Arda en el segundo parcial, fue decisivo por ese tanto y también por provocar la tarjeta roja que vio Llorente. “Me da bastante fuerte. No sé cómo se ve desde fuera. Tengo el pie bastante morado. Es un golpe y el árbitro lo ha decidido así. No me da en la rodilla, me da encima del pie. El árbitro no ha hecho nada malo, ha hecho bien”, explicó el croata. El Barça encontró la placidez cuando el Rayo aún estaba con 11 jugadores.

Messi abrió su cuenta particular tras una rápida combinación con Neymar, que no aprovechó las situaciones de gol que le brindaron sus compañeros. Por primera vez en muchos meses, el paulista está por detrás del rosarino en la lucha por el Pichichi. En la segunda parte, el guión favoreció a los de Luis Enrique a pesar del ímpetu vallecano y del honroso gol de Manucho. Messi ejecutó a favor del líder y compensó la falta de acierto de sus compañeros de delantera. Alcanzó el hat-trick casi por inercia mientras Suárez se estrellaba con el palo y fallaba un penalti.

Primero empujó a la red una pelota suelta y después, cuando el Rayo ya estaba con nueve sobre el césped, condujo hasta Juan Carlos para batirlo por tercera vez. Aún dio tiempo para que Arda Turan se estrenara como culé.

Comentários no Facebook