Martin,El ULTIMO 9. Todos los 9 que pasaron en Boca con sus estadisticas y goles sin gloria

0
40

El resistido Benedetto es el último eslabón de una cadena de goleadores que sucedieron a Palermo y no lograron consolidarse. Por ahora, Guillermo lo banca. Pero…

Palermo, el último gran goleador de Boca.

La teoría de la evolución de las especies fue propuesta en 1859 por el naturalista británico Charles Robert Darwin. En sus ensayos, Darwin expone una teoría basada en la interacción entre el ecosistema y las especies. Frente al medio presentado a cada ser vivo en particular, sólo sobrevivirá aquél que tenga las condiciones para hacerlo, y él que no será eliminado; por lo tanto la naturaleza selecciona a los más aptos y rechaza al resto. Boca es un submundo regido por sus propias leyes, sus códigos, derechos y obligaciones, pero donde el contexto también juega un papel fundamental a la hora de aceptar al mejor preparado y eyectar al más débil. La diferencia es que en Boca los tiempos son distintos. La paciencia es otra; la tolerancia es mínima. No existe esperar mil años a ver qué pasa. Un par de prácticas, dos o tres partidos de adaptación y a salir a comerse a los chicos crudos. Y el que no lo entienda, afuera. Porque la historia del club así lo demanda. Porque si alguien alguna vez lo logró, por qué no exigírselo al resto.

Desde el retiro de Martín Palermo en junio del 2011 que aquellos viejos goleadores de raza que tantas alegrías le dieron al hincha de Boca parecen estar en vías de extinción. Del Titán a Darío Benedetto, el último eslabón en situación de peligro, pasaron otros diez centrodelanteros y ninguno pudo convertir siquiera al 10% de sus conquistas. Se calcula que el universo honra al fútbol con un Palermo cada 100 años. Pero la exigencia sigue siendo la misma que en aquélla no tan lejana y gloriosa época. Los números son elocuentes: el máximo artillero del club en la era D.P. (después de Palermo, claro) es Lucas Viatri (hoy en Estudiantes), con 31 goles en 133 juegos.

En promedio, detrás lo siguen Jonathan Calleri (vendido a un grupo empresario en 12M de dólares), con 23 en 61; Emmanuel Gigliotti (a préstamo en el Chongqing Lifan), que marcó uno menos en igual cantidad de encuentros, y Santiago Silva (rescindió a mediados del 2013), con 19 en 55. Más atrás en la línea de tiempo aparecen Daniel Osvaldo (separado del plantel en mayo de este año, prefirió dedicarse a la música), Nicolás Blandi (San Lorenzo le compró a Boca el otro 50% del pase), Darío Cvitanich (vendido a Francia en 2013) y… sí, Darío Benedetto. El Pipa, por quien Boca desembolsó alrededor de cinco millones y medio de dólares y aún no logró justificar esa inversión en la tabla de goleadores. En seis partidos (cuatro de titular), sólo le marcó a Santamarina por la Copa Argentina y el domingo despilfarró dos situaciones clarísimas que privaron a Boca de cerrar el resultado. El empate de Godoy Cruz en el final y su salida casi en el descuento terminaron de exponerlo y hoy es el jugador más cuestionado por los hinchas. Van tres fechas, cierto, pero en Boca hay que ganarse el puesto y defenderlo todos los días. A Benedetto lo reemplazó Walter Bou, el otro 9 del plantel, que no pudo meterla en cuatro partidos (en tres ingresó), pero dejó una mejor impresión. ¿Tendrá su chance? En la cabeza del Mellizo, sin embargo, el titular sigue siendo el ex América. No es un jugador que lo deslumbre, pero fue a quien prefirió por sobre otras opciones que ofrecía el mercado (Wanchope, Bergessio, Barcos, entre otros) y lo más probable es que vuelva a jugar de arranque ante Quilmes, un encuentro que servirá de prueba para el duelo clave ante Lanús por Copa Argentina. Guillermo, el socio histórico de Palermo, no pierde la esperanza. El, ahora como técnico, quiere acabar con la maldición del 9.

comentarios en Facebook