Mano a mano con roger Martinez,la figura contra Boca por el Torneo ¿Repetirá en La Copa?

0
259

Mano a mano con Olé, Roger Martínez disfruta su taco en el triunfo ante Boca, pero lo pone abajo de la chilena de Lisandro al Rojo. Y el colombiano reconoce: “Valió la pena no ir a la gira con la sub 23”.

Publicidad

rillaba blanco y celeste ese cielo con nubes que, acariciadas por el sol de mediodía, se elevaban sobre la figura del entrevistado en una imagen imponente. Parado arriba de una de las cabinas de transmisión, sonreía con calidez y alzaba sus dos dedos pulgares ante la atenta mirada de dos empleados de limpieza que barrían cuanto papelito encontraban en la platea. “Rogeeeer”, lo saludaba, escoba en mano. Roger es Roger Martínez. Es el colombiano que, después de ser cedido a préstamo dos veces (a Santamarina de Tandil y Aldosivi), regresó a Racing con la ambición de demostrar lo que, efectivamente, está demostrando: la altura suficiente para jugar en la Academia. Y talento, como el que transmitió el domingo desde esa impronta excelsa que lo llevó a convertir de taco, en la victoria 1-0 ante Boca. Tiene personalidad también este atacante que el miércoles pasado metió otro golazo (pasó entre cuatro) contra Bolívar, por la Libertadores.

“Era más sencillo pegarle de zurda, pero bueno… Una vez que vi que la pelota venía hacia mí (centro de Grimi), ya tenía pensado meter el taco. Una alegría que haya terminado adentro del arco. Ha sido un gol muy importante, encima para darle el triunfo al equipo en un clásico. Fue el mejor que hice en mi carrera, que recién está empezando”, le cuenta a  el oriundo de Cartagena, con posibilidades de volver a jugar mañana frente al Xeneize, por la Libertadores, en la Bombonera.

-¿Cómo fue volver a ver el gol por TV?

-En la televisión me pareció más lindo que en la cancha. Porque cuando uno está jugando no termina de saber la clase de jugada que armó. Fue muy linda porque empezó desde atrás. Haberla terminado con un taco fue una gran felicidad para mí.

-¿Tus compañeros qué comentarios hicieron?

-No recuerdo quién, pero en el festejo uno me dijo: ‘Este está loco’. En el vestuario nos felicitamos todos por el triunfo.

-¿Qué te dijo la familia?

-Siempre hablo con ellos. De hecho, mis padres están en la Argentina y fueron a la cancha. Cuando terminó el partido me felicitaron. Es un apoyo grande para mí que ellos estén siempre presentes conmigo y vivan en Buenos Aires. Les dediqué mi gol y la victoria.

“Si ayer me fue bien, en el partido que viene me tiene que ir mejor. Porque este club siempre pelea cosas y está obligado a ser protagonista”.

-Y pensar que estuviste a punto de irte a la gira con la sub 23 de Colombia. Te hubieras perdido de hacer dos golazos.

-Lo que es el destino… Y sí, valió la pena no ir a esa gira. Yo sabía que si me quedaba, en algún momento me iba a llegar la oportunidad de jugar. Tenía que estar preparado para eso. Y así lo hice. Gracias a Dios pude aprovechar las chances de ser titular y convertí. Estoy muy contento. Ahora tengo que seguir porque esto recién comienza. Los partidos que vengan serán muy importantes.

-¿Cambiaste algo entre que te fuiste a Aldosivi y volviste a Racing?

-Maduré mucho en lo personal y en lo profesional. Ahora pienso que uno tiene que trabajar día a día y demostrar en cada partido, ratificar todo en cada uno de ellos. Más en este club, donde uno tiene muchas exigencias. Estoy con esa mentalidad: si ayer me fue bien, en el partido que viene me tiene que ir mejor. Porque este club siempre pelea cosas y está obligado a ser protagonista.

-¿En qué creciste en el aspecto personal?

-Mejoré mucho en el cuidado que debe tener un futbolista. En la alimentación, en descansar más, etc. Cuando uno está empezando por ahí no se da cuenta de esas cosas. Y de pronto no tienes a nadie que te lo haga saber. Gracias a Dios, también me acompaña mi representante (Fernando López), que siempre está muy pendiente. Me habla mucho, se preocupa por mí. Le agradezco por estar siempre, como dicen en Argentina, rompiéndome las bolas, je. Me ayuda mucho a mejorar.

-Por esta maduración que mencionás, ¿sentís que empezaste a demostrar en Racing lo que valés?

-Esto es partido a partido, uno no debe bajar los brazos. No tengo que relajarme, a eso apunto. Cuando me cedieron a préstamo lo tomé de buena manera, como una oportunidad para mostrarme en Aldosivi, un club al que siempre le estaré agradecido.

“Mejoré mucho en el cuidado que debe tener un futbolista. En la alimentación, en descansar más… Cuando uno está empezando por ahí no se da cuenta de esas cosas”.

-¿Cómo es compartir equipo con delanteros como Milito, Bou, Licha López…?

-Trato de disfrutarlos mucho. Sinceramente, no cualquiera tiene el privilegio de estar al lado de esos delanteros de una dimensión enorme. Han ganado mucho, tengo que aprender de ellos. Lo que más intento incorporar es lo profesionales y humildes que son. Eso después, se refleja en la cancha. Intento copiar sus movimientos adentro de la cancha.

-¿Pensaste alguna vez que jugarías la Libertadores con Racing?

-Es lo que siempre soñé: hacerlo en el club que tanto quiero. Me cuesta expresar lo que sentí al hacer un gol contra Bolívar.

-¿Te gustó más ese o el de taco?

-El que le hice a Bolívar me gustó más por la jugada previa. Pero me quedo con el de taco. Fue más importante porque fue a Boca y sirvió para ganar.

-El otro día, en un tuit, publicaste que la chilena de Licha era para un cuadro. ¿Y tu tacazo?

-No se puede comparar mi gol con el del Licha: lo suyo fue una joya, un golazo. Y a Independiente… Podría decirse que el de Licha fue para un cuadro y el mío para una foto.

Antes de aterrizar en Racing, Roger hizo otras escalas en el fútbol argentino. Incluso, tocó tierra en el club al que amargó el domingo. “Llegué a Boca cuando me faltaban seis meses para mis 18 años. No quedé porque tenía que ser mayor de edad para jugar en AFA. Después me llevaron a Argentinos y tuve el mismo problema. A los 18 arranqué las Inferiores en la Cuarta de Racing y a los tres meses Zubeldía me subió a Primera. Le estoy agradecido”. Era futuro y hoy ya es realidad.

Comentários no Facebook