Los terribles numeros de Sampaoli: muchos cambios, angustia,turbulencias y un record negativo

0
3580

Dirigió hasta aquí 11 partidos (ganó 6, empató 3 y perdió 2), utilizó 48 jugadores y probó varios sistemas.

Jorge Sampaoli fue presentado como técnico de la Selección el 1° de junio de 2017, en reemplazo de Edgardo Bauza. Y apenas tuvo unos días de trabajo antes del primer amistoso, ya programado, con Brasil en Australia. Este sábado 9 se cumple un año del debut oficial de Pelado de Casilda, el entrenador con menos tiempo de trabajo de cara a un Mundial después de Juan Carlos Lorenzo en Chile 1962 e Inglaterra 1966. En 365 días, Sampaoli convocó a 58 jugadores, de los cuales utilizó 48, disputó 11 partidos, ganó 6, empató 3 y perdió 2, convirtió 21 goles y le marcaron 12. Nunca repitió una formación y utilizó seis esquemas diferentes. Y en el final, dos cambios obligados en la lista oficial de 23 jugadores. Todo en apenas un año. Todo bastante turbulento.

El debut contra Brasil (1-0 gol de Gabriel Mercado) tuvo una particularidad: Lionel Messi no pateó al arco. Clarín lo calificó con un 4 y fue el peor partido de crack argentino en la era Sampaoli y uno de los más bajos de los 124 que lleva disputados en el seleccionado. El equipo formó con tres líneas de tres y Gonzalo Higuaín como única punta. Ocho de los once titulares están en el plantel que este sábado está llegando a Rusia. Pero solo cinco de ellos estarán seguros en el debut ante Islandia. Los tres ausentes son Sergio Romero (por lesión), Jonatan Maidana (afuera de la consideración del técnico) y José Luis Gómez (se lesionó ante Singapur y no recuperó su nivel). “Tenemos que mejorar un montón y ser dominadores, no dominados”, fue la primera definición del técnico tras la victoria en Melbourne.

Para el segundo amistoso, con Singapur, Sampaoli sorprendió con solo dos defensores. “Siempre voy a defender con un hombre más que el rival”, dijo en la previa. Obsesivo con los esquemas tácticos, ante el seleccionado asiático tuvo un dibujo inicial 2-3-4-1, que mutaba a 3-4-2-1 cuando Biglia bajaba entre los centrales. Argentina ganó 6-0, con varios debutantes, también en la red.

Para el primer partido por los puntos, con Uruguay en el Centenario el 31 de agosto (0-0), Sampaoli armó un esquema que sólo utilizó dos veces en los 11 encuentros:3-4-2-1, con Mercado, Fazio, Otamendi; Acuña, Pizarro, Biglia, Di María;Messi, Dybala; Icardi. El técnico elogió la línea de tres: “No estuvo mal, se bancó a delanteros como Cavani y Suárez”. Y del tridente ofensivo dijo: “Hubo búsqueda de los tres con pocos espacios, por eso fue difícil penetrar frente a esos jugadores de experiencia”. El segundo partido de la fecha eliminatoria fue ante Venezuela, en River, con Messi de enlace y Dybala más adelantado: 3-4-1-2. Del mal funcionamiento no se salvó ni Messi. La clasificación seguía en riesgo.

Los siguientes dos compromisos fueron decisivos para llegar a Rusia. Primero, ante Perú en la Bombonera. Otra decepción con el esquema que más repitió: 4-2-3-1 (en cuatro de los once encuentros). Fue otra floja actuación colectiva y alarmó también la falta de contundencia. Encima, ingresó Fernando Gago y se lesionó. Argentina logró el pasaporte al vencer 3-1 a Ecuador en Quito con una extraordinaria actuación de Messi, autor de los tres goles. Allí, el técnico armó otra vez una línea de tres, con cuatro volantes -dos retrasados y dos abiertos, dos enlaces y un delantero (3-4-2-1). El 9 titular en ambos partidos fue Darío Benedetto, quien también se lesionó, ya en Boca, antes de fin de año.

En los siguientes cinco amistosos el técnico probó un sistema nuevo 3-3-1-3 (1-0 a Rusia y 2-4 con Nigeria) y repitió en los últimos tres el 4-2-3-1 (2-0 a Italia, 1-6 con España y 4-0 a Haití). Este último, en principio, sería el esquema que utilizaría en el Mundial, siempre dependiendo del rival y de los jugadores con los que cuente. Hasta ahora, los que más utilizó fueron Otamendi y Di María (10); Banega (9); Acuña (8); Romero, Messi, Mascherano y Biglia (7).