Los peores refuerzos de River en toda su historia.

0
9636

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Juan Antonio Pizzi: Llegó a River después del Mundial 1998, en una etapa de transición en el club de Núñez. Su paso no fue tan malo y marcó algunos goles, pero, para lo que podía dar un jugador de su categoría, quedó gustito a poco.

Nota relacionada: Las 10 ventas mas importantes de la historia de River

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Leandro Fernández: Estuvo en River en 2005. Igual que Pizzi: no se lo recuerda por nada especialmente malo, pero se sabe que pudo haber dado muchísimo más y se quedó en las puertas.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Facundo Quiroga: River lo repatrió después de 10 años jugando al máximo nivel en Europa. Pero fue tarde: lento e inseguro, quedó afuera de los planes de Ángel Cappa en 2010

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Alberto García Aspe: Es uno de los mejores y más habilidosos jugadores de la historia de México. River lo trajo en 1995, con nulos resultados: cinco partidos, cero goles y se volvió.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Juan Esnaider: Arribó con bombos y platillos…y se fue envuelto en indiferencia y silencio. Nueve partidos y un solo gol en 2001/2.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Leandro Caruso: Tuvo tanta mala suerte que el gol más importante que hizo, ante San Lorenzo, quedó completamente opacado. ¿Por qué? Ese día, a Carrizo se le escapó un tirito de Jonathan Ferrari y River empezó a sellar su descenso…

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Santiago Salcedo: En Newell’s, había jugado como para irse pronto a Europa. Por eso, River lo trajo como su máxima estrella en 2008…¿Alguien recuerda si hizo algo?

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Kilian Virviescas: Uno de los laterales más habilidosos que se puso la camiseta de la Banda. Eso sí, era completamente irregular y por su lado, podía atacarlo cualquiera. Fue tan olvidable su paso por River que ni encontramos foto con la camiseta…

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Daniel Fonseca: En su debut, le hizo un golazo a Boca de tiro libre, en un amistoso de verano, y parecía que nacía un nuevo ídolo. Dos meses después, peleado con Ramón Díaz, rescindió su contrato.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Robert Flores: “Quiero ser el nuevo Francescoli”, declaró este mediapunta uruguayo al llegar en 2008. No le llegó ni al 0,5% por ciento al Enzo en sus 15 partidos jugados.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Jonathan Botinelli: Jugó 36 partidos en 2012/3 y no lo hizo mal. Pero se lo recuerda especialmente por dos cuestiones: una, por lo irregular de su transferencia que fue investigada por la AFIP. Y dos, por su habilidad para exacerbar a los hinchas con errores groseros.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Adalberto Román: ¿Qué decir del central paraguayo? Algunos fanáticos de la Banda todavía deben tener pesadillas en la que aparece su mano ante Belgrano…

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Christian Fabbiani: Está en el top de los peores refuerzos. Se declaró hincha, llegó en 2009, no hizo casi nada excepto salir en las revistas y se fue en medio de la bronca de los hinchas, a los que llegó hasta a hacerles un gesto de silencio en un partido ante Independiente. Hoy, juega en Sport Boys de Bolivia.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Walter Acevedo: Un talentoso en la mitad de cancha, que en River apenas insinuó y nunca demostró. Era el cinco del equipo de Cappa.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Luciano Figueroa: Una pena lo que le sucedió. Llegó en 2006 y tuvo un buen arranque, con tres goles en siete partidos. Pero se rompió los ligamentos y se marchó. Encima, después, salió campeón con Boca.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Carlos Arano: Alguna vez, Ramón Díaz habló de “jugadores falopa”. Y para los hinchas de River, Arano fue exactamente eso: un futbolista al que no le daba la categoría para vestir la camiseta de la Banda y que, sin embargo, pasó tres años en el club.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Gustavo Oberman: ‘Cachete’ la rompió en Argentinos, por lo que River lo contrató en 2005. En Núñez, la suerte no fue la misma y apenas estuvo un año por su bajo rendimiento.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Rodrigo Archubi: Cuando llegó, en 2008, era una joven promesa. Pero en 2009, le salió positivo el control antidoping, con marihuana, y pronto quedó relegado al olvido. La suya es una historia triste.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Gustavo Cabral: Llegó en 2008, fue campeón del Clausura y hasta marcó algunos goles. Pero, aún así, quedó en la memoria de los hinchas por su inseguridad en el fondo. Hoy, juega en el Celta de Vigo.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Leonardo Talamonti: Otro que, sin haber hecho nada particularmente malo, pudo haber dado mucho más. Estuvo en Núñez en 2005/6 y después, se fue a Atalanta, en donde jugó varios años.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Jersson González: En Colombia, decían que este lateral del América de Cali era un crack. River, por eso, lo trajo, pero fue un “bluff”: estuvo en 2002 y se fue sin dejar ninguna huella.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Juan Carlos Olave: Antes de detenerle el penal a Pavone y pasar a ser odiado eternamente por toda la hinchada Millonaria, tuvo un paso por el club de Núñez en 2005. Se fue sin que le hayan hecho goles…porque no entró en ningún partido.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Miguel Paniagua: En 2009, le hizo un gol increíble a Boca por la Libertadores y River, encandilado por esa jugada, lo trajo para el torneo siguiente. Pero la apuesta no salió nada bien: algunos hinchas, lo recuerdan como un volante central que no hacía nada.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Mariano Barbosa: Cuando arrancó en Banfield, se decía que era el arquero del futuro. River, por eso, lo trajo en 2008, aunque sin suerte: pocos partidos, muchas equivocaciones y un adiós rapidísimo.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Gustavo Canales: En 2010, River hizo muchas apuestas, pero ninguna salió bien. Una de ellas era el delantero que llegó con cartel, jugó 14 partidos, marcó dos goles y se marchó.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Nelson Rivas: Le decían “Tyson”, probablemente porque lo veían más para un ring que para una cancha. Estuvo en 2007, no rindió e, increíblemente, después fue vendido a Inter de Italia.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Alejandro Escalona: Al defensor chileno lo trajo su compatriota, Manuel Pellegrini, en 2001. Hizo tan poco que, probablemente, el 90% de los hinchas de River no hubieran podido identificarlo si no les decíamos el nombre.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Jonathan Fabbro: El novio de Larissa Riquelme llegó de la mano de Ramón Díaz. Dijo que era hincha de River, que se le había cumplido un sueño, que iba a demostrar…al final, terminó siendo mucho más noticia por sus tatuajes que por lo que hizo en la cancha.

 

(I) Los peores refuerzos en la historia de River

Martín Del Campo: ¿Su mayor mérito? En los dos partidos que jugó en River en 2003, al menos logró que le sacaran una foto con la camiseta…

 

Fuente: http://www.goal.com/es-ar/news/4435/main/2014/12/30/7410292/galer%C3%ADa-los-peores-refuerzos-en-la-historia-de-river/141226-river-pizzi

COMPARTIR

comentarios en Facebook