Los jugadores históricos y los nuevos que pelean por estar en la lista de la Selección para el Mundial

0
130

Tras la clasificación, Jorge Sampaoli debe empezar a resolver quiénes serán los 23 convocados para la Copa del Mundo. Las dudas sobre Mascherano y la pelea por la camiseta número 9

Se terminó el sufrimiento: Argentina sacó el boleto al Mundial de Rusia 2018 y ahora los ojos están posados en el 14 de junio del próximo año, fecha en que se iniciará el certamen. Aunque antes habrá que prestar atención al sorteo de los grupos, que se desarrollará el 1° de diciembre próximo.

Publicidad

El entrenador Jorge Sampaoli sabe que no tiene tiempo para perder y comenzó la planificación de lo que será el armado de la lista con 23 convocados que representarán al país. Para eso, exigió a la AFA que se organicen 7 amistosos de primer nivel.

Lentamente, tendrá que ir organizando los ocho meses que quedan por delante para ultimar todos los detalles. La nómina de citados ocupará un lugar preponderante en esa disposición y el análisis comenzó a partir del pitazo final de ayer en Quito.

EL DILEMA MASCHERANO

Javier Mascherano llegará al Mundial de Rusia 2018 con 34 años y, seguramente, convertido en el futbolista con más partidos en la selección argentina superando a Javier Zanetti –actualmente acumula 139 contra 143 del Pupi–.

Si bien suena difícil luego de la euforia de la clasificación que el técnico prescinda de su ascendencia dentro del plantel, todavía no tiene el pasaje asegurado.

Sampaoli fue el único entrenador nacional que, decididamente, se refirió a Masche como marcador central, posición que cumple en el Barcelona desde hace 7 temporadas pero que no es la que más prefiere.

El primer síntoma de este panorama se dio con los rumores de su posible ausencia en la primera convocatoria por Eliminatorias. Finalmente estuvo, pero las versiones no eran erradas: fue suplente contra Uruguay.

El peso específico del Jefecito combinado con los malos rendimientos del equipo lo devolvieron enseguida a la titularidad y terminó jugando en el cierre del camino rumbo a Rusia.

A ocho meses del Mundial, hay una circunstancia que inclina la balanza para el lado de Masche: es la mano que ejecuta el liderazgo que ostenta Lionel Messi. Se complementan en el rol y Sampaoli lo sabe. Aunque también tiene en claro que si lo cita será difícil dejarlo en el banco.

Sin embargo, los antecedentes dejan en claro que siempre hay grandes sorpresas en el armado de las listas para los Mundiales: a Carlos Bilardo no le tembló el pulso para borrar a Daniel Passarrella y Ubaldo Matildo Fillol para el Mundial de 1986, a pesar que jugaron el último choque de Eliminatorias.

Sin ir más lejos, José Pekerman dejó sin Mundial en el 2006 al propio Zanetti y Marcelo Bielsa había hecho lo propio con Juan Román Riquelme en el 2002.

LA PELEA POR LA CAMISETA NÚMERO 9

Higuain enojado

Hay cinco nombres en escena para dos o tres lugares en el centro del área: Sergio Agüero, Darío Benedetto, Mauro Icardi, Lucas Alario y Gonzalo Higuaín. Sampaoli deberá decidir entre rendimientos, desgastes y apuestas.

Hasta el momento, sólo una cosa queda clara en esta puja: el Pipita corre desde atrás ya que apenas jugó unos minutos en el primer amistoso contra Brasil durante el breve ciclo Sampaoli y luego se alejó de la consideración. Cabe destacar que aquella primera lista se difundió cuando el DT todavía no había sido oficializado.

Las otras determinaciones quedarán atadas a duelos personales y momentos. Benedetto le robó la titularidad a Icardi en estas últimas presentaciones, aunque el Kun iba a tener prioridad hasta el accidente que lo quitó de la nómina. También es cierto que el hombre del Manchester City es el único de la lista que puede aportar variantes, ya que no es un centrodelantero neto.

En el caso del atacante del Bayer Leverkusen, perdió la pulseada “local” con el goleador de Boca. Aunque sus convocatorias quedarán ligadas al momento: ¿podrá sostener Benedetto el eximio rendimiento que viene mostrando? ¿conseguirá adaptarse Alario al complejo fútbol alemán?

LAS PRINCIPALES INCÓGNITAS

Nicolas Otamendi en el City

Sampaoli asumió su cargo con una confirmación sobre dos piezas importantes de estructuras anteriores: Ramiro Funes Mori y Marcos Rojo no podrán ser tenidos en cuenta hasta el 2018 tras haber sido operados por diferentes lesiones.

Si bien sus posibilidades estarán supeditadas a sus regreso a los campos de juego, se especula con que el marcador central de 26 años que se desempeña en el Everton de Inglaterra será analizado por el cuerpo técnico. Por el momento, continúa con la rehabilitación tras la intervención en los meniscos de la rodilla izquierda.


La situación del lateral del Manchester United es un tanto diferente: a priori se rumoreó que iba a perder terreno con el arribo de Sampaoli. Uno de los dilema que aparece sobre su cabeza está asociado al esquema preferido del DT: apuesta por laterales con mucho recorrido y, principalmente, asociados a lo ofensivo.

Sin embargo, el futbolista de 27 años, que en mayo se operó de una rotura ligamentaria en la rodilla izquierda, podría pelear su situación como marcador central o stopper zurdo en la línea de tres.

LOS QUE TIENEN EL PASAJE ASEGURADO


El plantel que encabezará Lionel Messi en Rusia también contaría con algunos apellidos que forman parte de la consideración fundamental del entrenador como Nicolás Otamendi, Gabriel Mercado, Sergio Romero, Nahuel Guzmán y Paulo Dybala.

En el rubro de arqueros, la pelea por el tercer boleto parece darse entre el joven Gerónimo Rulli (llegará a Rusia con 26 años) y el ex Lanús Agustín Marchesín. En los últimos procesos, los cuatro defensores del arco mencionados fueron los que siempre estuvieron en la órbita y el escenario no se modificaría.


En este contexto, Ángel Di María parece tener un pie adentro de Rusia. “Di María es top para Argentina. Es uno de los extremos más importantes del mundo”, lo elogió el técnico en la previa del choque contra Ecuador como un gran guiño, en medio de las incesantes críticas. Fideo respondió con creces y se perfila para subirse al avión.

El caso del silencioso Lucas Biglia excede a los grandes flashes, pero su rol equilibrado en la formación le podría abrir el hueco ante un mediocampo que mutó mucho en el último tiempo pero siempre lo sostuvo como pieza clave.

Luego llegará el turno de las pruebas para el entrenador, que exigirá 7 amistosos antes del Mundial para completar los 13 partidos al frente de la Selección. Ahí comenzará a vislumbrarse sin las urgencias de los últimos días las estructuras que decidirá modificar y cuáles optará por sostener o simplemente apuntalar.

LAS SORPRESAS


Sampaoli dio indicios claros en sus primeras nóminas que uno de sus juveniles preferidos es el atacante Joaquín Correa, a quien dirigió en el Sevilla y le dio un espacio importante desde su asunción, más allá de no integrar el último llamado.

En este rubro también circulan los apellidos del defensor del Zenit de Rusia Emanuel Mammana y el lateral de Independiente Fabricio Bustos, a quien decidió sumar a los convocados a pesar de sus 21 años.

También intentará pujar por un sitio el mediocampista Leandro Paredes, que creció en el fútbol italiano y ahora intenta ratificar lo hecho en Rusia. Hasta el momento, integró las tres listas del DT.

En Inglaterra, Manuel Lanzini buscará meter presión con su nivel, al igual que Eduardo Salvio, Alejandro Gómez, Enzo Pérez y Emiliano Rigoni.


Una situación similar a la de estos cuatro últimos apellidos es la de Marcos Acuña, quien buscará confirmar lo expuesto contra Perú y Ecuador en Sporting Lisboa. Aunque él cuenta con un aliciente: puede jugar por toda la banda y hasta en el sector opuesto al de su pierna hábil.

¿Habrá espacio para sorpresas de futbolistas experimentados que no sean de la vieja guardia de la Selección? La llama de la ilusión se encenderá allí en Javier Pinola, Pablo Pérez y Lautaro Acosta, por citar algunos ejemplos.

Comentários no Facebook