Los campeones del mundo con la Selección, sin miedo a que los tilden de “mufas”

0
105
Llegada de ls Selecci—n Argentina Guayaquil Ecuador 08/10/2017 Foto: Mario Quinteros

Oscar Ruggeri habló con Sampaoli, Messi y el resto para transmitirles su “espíritu ganador”. También están Alberto Tarantini (campeón en el 78) y el mánager Jorge Burruchaga (campeón en el 86).

Publicidad

 

Llegada de ls Selecci—n Argentina
Guayaquil Ecuador 08/10/2017
Foto: Mario Quinteros

“Cuando ganamos (así calificó la asunción en la AFA), pensamos en los excampeones del mundo y quedó seleccionado (Jorge) Burruchaga como nexo entre los dirigentes y la Selección. Pero también empezamos a invitarlos para que vean los partidos, estén cerca y viajen con el plantel. Y habrá un grupo que irá al Mundial”. La reflexión de Daniel Angelici -por primera vez junto a la Selección en el exterior- apunta a la presencia de tres excampeones del mundo con Argentina. Jorge Burruchaga (campeón en México 86) es el mánager (o nexo, como definió el presidente de Boca). Pero también viajaron Oscar Ruggeri (que levantó la Copa del Mundo en 1986) y Alberto César Tarantini (campeón en Argentina 1978).

Ruggeri (también panelista de la cadena Fox Sports) intentó transmitirles su espíritu ganador. Lo hizo en el asado que compartió con el plantel en Ezeiza, antes de viajar. También en el vuelo de la empresa Andes que los trajo a Ecuador. Y en las habitaciones del hotel Hilton Colón, de Guayaquil. “Habló mucho con (Jorge) Sampaoli. Lo hizo de manera correcta con Messi. Y después fue hablando con grupitos de jugadores. Fue bien recibido y se nota su buena onda”, contó una fuente de la Selección.

El Cabezón no tiene filtro. Por eso contó que hubo varios excampeones del mundo “que devolvieron las entradas esta vez. ¡No quería venir nadie!”. Y si bien Ruggeri no le puso palabras al por qué, se supo que los que rechazaron la invitación de la AFA tenían miedo de que la Selección no se clasifique y sean tildados de “mufa” en un ambiente cabulero y lleno de prejuicios como el del fútbol argentino.

Burruchaga

Se ríe Angelici… Pero responde: “Con buena onda, yo no creo en eso. El Cabezón es un personaje. Es un ganador. Me gustó mucho su presencia porque es alguien que suma con su experiencia. Comió el asado en Ezeiza, charló con algunos jugadores en el avión y también lo hizo acá en el hotel”. Ruggeri agregó con una sonrisa: “Si ganamos, les dije a Tapia y Angelici que me tienen que llevar al Mundial”. El exfutbolista nacido en Corral de Bustos mantiene un trato casi fraternal con su coterráneo, el PF Jorge Desio.

Es la gran revancha para Ruggeri, quien no pudo formar parte del cuerpo técnico a pesar de todo lo que hizo Diego Maradona antes de Sudáfrica 2010 porque Julio Grondona lo vetó. Maradona amenazó con no dirigir el primer partido de su ciclo en Glasgow, un amistoso ante Escocia. “Después de una reunión que mantuvo con el director general del equipo, Carlos Bilardo, Maradona se mantuvo muy firme en la necesidad de incorporar a su ex compañero en los Mundiales 86, 90 y 94. Ante la ratificación de la negativa de Grondona, el enfrentamiento creció y aparecieron versiones de que dejaría el cargo si no hay un cambio en la postura desde la AFA”, sostuvo entonces Clarín. “No me gusta la cara”, dijo entonces y con visible disgusto Grondona al salir del edificio de la AFA por las insistentes preguntas sobre Ruggeri. “Son cosas mías”, disparó el dirigente cuando le preguntaron las razones por las cuales se resistió a contratarlo. “Este momento que estoy viviendo acá, más que una revancha, te diría que es una reivindicación”, definió Ruggeri recordando aquel momento amargo.

Hoy la vida, y el destino, lo pusieron ante esta oportunidad histórica. “Los jugadores están muy bien. Todos saben que es el partido de sus vidas y que a nosotros no nos quiere nadie. Y yo sé lo que están pasando porque lo viví en el 85. Jugábamos peor que estos chicos y después fuimos campeones del mundo. Eso es lo que trato de transmitirles. Estoy acá para apoyar”, contó con optimismo Ruggeri. Y fiel a su estilo campechano, contó su anécdota con Sampaoli. “Le dije ‘Pará, Jorge. Te vas a morir si no te calmás? Me miró, se rió y me respondió: ‘No puedo Oscar…'”. También remarcó que conversó con Messi: “Nunca había hablado así con Leo. Lo vi muy bien, muy enchufado”.


Burru también hizo revelaciones. Contó que, después del empate con Perú, camino al vestuario, los jugadores de la Selección estaban convencidos de que ya habían quedado eliminados. Pero el Departamento de Marketing y Prensa los recibió en el vestuario con la noticia de que si le ganaban a Ecuador, Argentina clasificaría directamente a Rusia 2018. “Por eso, Jorge (Sampaoli) habló del entusiasmo que había en el vestuario. Depender de uno mismo es lo mejor que puede pasar. Por el triunfo de Paraguay, estamos mejor que antes de enfrentar a Perú. Más allá del rival y de la altura, dependemos de nosotros. Y yo sé que, de alguna manera, se va a dar la clasificación. Los veo enteros, fuertes y convencidos. Nos falta lo más difícil: meter la pelota en el arco”, confesó el autor del gol que le dio el título a la Argentina en la final con Alemania, en México 86.

 

Comentários no Facebook