Lo quiere River,su club no se lo quiere vender pero el presiona para irse para jugar la Copa

0
104

Recién llegado de Brasil, Montoya no sabe qué será de su futuro pero sí lo que quiere: hablará con Central si llega una buena oferta de Argentina. Y le tira un guiño a River: que lo quiera Gallardo “es un orgullo”.

Todavía no entiende mucho: Walter Iván Alexis Montoya, ése es su nombre completo, acaba de bajarse de un avión que lo dejó en Ezeiza y de bajarse de un auto que lo dejó en Rosario. En Brasil disfrutó las Fiestas con sus viejos. Y no fueron unas vacaciones más sino las primeras que pasan en familia fuera del país. Y ese detalle, directa o indirectamente, tiene que ver con su futuro inmediato. ¿Cómo? Walter Montoya no está salvado económicamente ni mucho menos, y cree que hoy, a sus 23 años, está ante la posibilidad concreta de empezar a hacerlo. Y esa posibilidad concreta, la más concreta de todas, por estas horas es River. Marcelo Gallardo lo vuelve a buscar en este mercado y hoy es la máxima prioridad para reforzar al equipo en un puesto en el que está rengo y que ya no ocupará, como hacía ocasionalmente, Andrés D’Alessandro. Y Montoya, que todavía está aturdido por el avión y la ruta, todavía no tiene muy claro dónde va a jugar, pero sí sabe qué es lo que quiere…

-Después de un par de mercados, ¿es ahora el momento de irse de Central, de hacer una diferencia?
-Bueno, uno labura siempre para eso, para devolverle a mis viejos todo lo que hicieron por mí. Ahora me fui con ellos de viaje afuera por primera vez, mi mamá que es maestra nunca se había tomado un avión… Y la verdad es que no sé lo que va a pasar, estuve de vacaciones y me desconecté. Seguramente mañana (por hoy) me juntaré con mi representante (Daniel Luzzi) y me contará en qué situación estamos. Aunque esto yo ya lo he dicho antes: por ahí a mis 23 años es una buena edad para irme a otro lado y hacer experiencia. Pero hoy trato de no volverme loco, quiero que las cosas fluyan, y no quiero decir nada inconveniente: yo soy un agradecido a Central.

-De hecho acordaste con ellos que no te irías por la cláusula sino por un número que también conforme al club, ¿no?
-Sí, sí. Yo si me voy quiero hacerlo bien, que queden todos contentos, porque yo me formé acá y te repito: siempre voy a ser agradecido. Si llega una oferta que es buena para todos, es lo ideal. No quiero irme mal, no me gustaría.

-No te gustaría vivir lo que tuvo que vivir Larrondo, digamos…
-Claro, no me gustaría irme así como le tocó salir a Marcelo. Creo que eso fue bastante feo, raro. No sé muy bien cómo fue y es una cosa de los dirigentes y de él, no me meto en eso, pero quiero irme por la puerta grande, bien con la gente y con los directivos, como un chico del club que soy. Quiero salir de frente, como corresponde, como alguien que nació futbolísticamente en Central.

-¿Seguiste hablando con Larrondo?
-No, perdimos un poco el contacto desde que se fue, pero está todo bien con él.

-¿No tenés pasaporte comunitario?
-No, no…

-Decís que te querés ir bien, pero los dirigentes de Central ya declararon que no te negocian en el ámbito local. Y sin ser comunitario, se te cierran muchos mercados…
-Eso es cierto. Yo te digo la verdad, no escuché si dijeron eso o no, pero… Sin el pasaporte es verdad que se me cierran muchas puertas. Si me hacen una oferta de acá y es buena, tendremos que sentarnos a hablar. Tampoco descarto otros mercados, pero sí se limita un poco sin los papeles del pasaporte.

-O sea: si al club le llega una oferta de River que supera la cláusula, ¿te plantás?
-Yo si llega una oferta para irme, quiero hacerlo en buenos términos, que todos queden felices. Pero si es así como vos decís, más vale que me junto a hablar. Aunque no creo que haya problemas. Porque en el mercado de pases anterior tuve una propuesta importante de México (Cruz Azul) y la cancelé para quedarme en Central seis meses más. Y perdí una chance porque me la jugué por el club y por los colores. Pude haberme ido mal pero no quise hacerlo: yo siempre me manejé bien con los dirigentes. Y me quedé convencido, pero también hay una realidad y es que yo iba a poder salvar a mi familia en tres años jugando allá y me quedé. Y eso es algo que hay que tener en cuenta y que voy a tener en cuenta si pasa lo que decís.

-¿Y si te busca Boca, que también sondeó en estos días?
-Y, también me sentaría a hablar… Pero siempre que la oferta sea buena para Central y para mí.

-¿Si tenés que decidir entre River y Boca?
-Uff, no me hagas esa pregunta. La realidad es que sería fácil de contestar si tuviera los papeles acá enfrente, pero la realidad es que por ahora no están y soy jugador de Central y me enfoco en eso.

-¿Sos hincha de River?
-En Machagai (Chaco), que es de donde soy yo, todos eran de River y Boca. Pero yo no daba mucha bola, ja. Mi sueño era jugar en Primera, desde los seis años juego en Unión de Machagai con ese anhelo.

-¿Ante ofertas iguales, puede influir jugar o no la Copa Libertadores?
-Primero tendría que ver si están las ofertas. Pero obviamente me gustaría jugar la Copa Libertadores en el club en el que esté, por lo lindo que es ese torneo, donde viajás, te enfrentás a los mejores de América… Yo quería clasificar a la Copa con Central, pero no se nos dio. Y es una espina que me quedó, así que me gustaría una revancha, sobre todo porque en la última edición estuvimos a un minuto de las semifinales, nos quedó esa bronca.

-¿Y que te quiera tanto un DT como Gallardo?
-Y… Es un orgullo, obvio. Cuando me llamó hace seis meses me sorprendió, no me lo esperaba. Y me puso feliz, porque quiere decir que estuve haciendo las cosas bien.

-¿Es cierto que Coudet te recomendó ir a River?
-Ehh… (Piensa). No me acuerdo bien, ja. Lo que sí hablamos mucho con el Chacho es de su experiencia allá porque ahí triunfó, y también me enseñó mucho porque compartimos el puesto. Siempre le voy a agradecer y no me voy a olvidar de lo que me dejó.

-Dijiste que allá en tu pueblo son todos de River y Boca. ¿Ya te vuelven loco?
-¡Sí! Tengo un grupo de WhatsApp con mis amigos que son hinchas de River y Boca, y uno solo de Independiente nomás. Se viven cargando, y ahora todos me piden que juegue en un club u otro, o como festejaron cuando me llamó Gallardo. Es medio loco porque he firmado camisetas de River y de Boca cada vez que paso por mi pueblo, porque son las únicas que hay allá, ja.

COMPARTIR

comentarios en Facebook