Licha lopez luego de su chilena involvidable :”El mejor gol de mi carrera”

0
615

Lisandro López hizo historia. Con una chilena espectacular, y sobre la hora, le empató el clásico a Independiente: 1-1.

Publicidad

Dicen que por un instante, apenas un suspiro en una cancha que se venía abajo, se produjo otro milagro racinguista. Que la chilena del Lagarto Fleita a Vélez, la más famosa de Avellaneda, se encarnó en Lisandro López y la historia se volvió a escribir 23 años después. Porque ese giro, ese salto a la eternidad que hizo Licha no pareció real. Casi sin espacios, acorralado por los dos centrales de Independiente, el delantero sacó de la nada un remate de espaldas que pegó en el palo izquierdo de Rodríguez para meterse en la historia de los clásicos. 1-1 milagroso, de esos que se festejan en serio, como una mano de nocaut sobre el campanazo final. Como la última bocanada de aire fresco de un corazón que iba a camino a quedarse sin latidos.

Chilena endiablada

Iban 44 minutos del segundo tiempo y las bengalas, el festejo anticipado de todo el Libertadores de América, le quitó nitidez a la pirueta de López. El triunfo del Rojo, para (casi) todos parecía consumado. Porque el local, sobre el final, había aprovechado la única situación en la que encontró mal parada a la defensa de la Academia. Y porque los de Sava, aún con más volantes y ya con Roger Martínez para la heroica, casi no habían llevado peligro real al arco del Ruso Rodríguez. Por eso se puede hablar de milagro. De un guiño también al Colorado Sava, quien perdía mucho más que su primer clásico.

“Es el mejor gol de mi carrera. Yo no soy de hacer goles lindos. Mis compañeros se cagaban de risa, no lo podían creer”, explicó, consumada la heroica, el gran protagonista de la noche. Extasiado, al fin volviendo a sentirse importante. Porque Licha recién ayer jugó un partido de los que más le gustan, para los que verdaderamente se preparó este equipo. La Copa Libertadores, los clásicos… Los que los juegan los campeones 2014 y no el team alternativo con el ex Internacional. Demasiado poco para él…

Un mensaje especial de Lisandro

“Me gustaría volver a meterles goles”. Como una premonición, el delantero le había contado a Olé , por lo bajo, sus ganas de repetir una sana costumbre (Ver Arruina fiestas). Y en la única que tuvo, cosas del destino, experimentó la misma sensación que Gustavo Bou en el último clásico. “Quería sentir lo que era callar a un estadio entero”, había dicho la Pantera tras hacer un gol en el 2-0. Pero la chilena en cuestión, por contexto, no sólo silenció voces, sino que también apagó luces, dejó bengalas sin prender y más de una cargada bien atragantada.

Para el hincha de Racing, que apenas debió conformarse con darle algún golpe a la televisión antes de corroborar la obra maestra, lo de anoche quedará guardada en la colección más selecta de disfrutes. Como la noche en la que Pelletieri atajó un penal o en la que Centurión le dio el último título, los pibes que dan sus primeros pasos en Racing ya tendrán para contar otra historia. La vez en que Lisandro López, de chilena, estropeó una fiesta…

Comentários no Facebook