La intimidad de la noche negra de Boca: gritos en el vestuario y fuerte autocrítica

0
113
Publicidad

Ya pasaron 50 minutos desde que terminó el partido y no hay ningún ruido dentro del vestuario de Boca . Nada. Como si los jugadores no estuvieran ahí, como si se hubiesen escapado por un túnel subterráneo para evitar a la prensa. Para no tener que explicar lo inexplicable, los cuatro goles, la dura derrota. Las pocas ventanas que tiene el vestuario, bien altas, están abiertas y sólo sale el vapor de las duchas. Hasta que, en medio de ese silencio metálico, se escucha un grito que rompe con todo: “¡Somos una máquina de perder finales, qué carajo nos pasa! Acá no se salva nadie, ni uno eh, ni uno. Nos hacen un gol y no nos podemos levantar. Nos hacen cuatro y no reaccionamos”.

El silencio vuelve otra vez al vestuario de Boca y ya nadie más grita. La voz inconfundible de quien retó a sus compañeros es la de Agustín Orion , que tuvo que soportar los cuatro goles de San Lorenzo y dejó la cancha en llamas. Poco tiempo después, más calmados, quienes hablaron fueron Carlos Tevez y el Vasco Arruabarrena, y también dejaron frases fuertes.

Consultado por los gritos de Orion, Tevez respondió: “Son calenturas. Es la primer final que pierdo desde que estoy en Boca… Cada uno puede decir lo que quiera, estábamos en una reunión y eso queda ahí y cada uno respeta al otro, como tiene que ser”.

A la hora de analizar el rendimiento de Boca, el Apache fue duro: “Hay que empezar a correr, a meter, a ser un poco más humildes, a no creerse que somos un dream team. San Lorenzo nos gana sólo corriendo y después el primero y el tercero son goles de otro partido”.

“La culpa no la tiene sólo el Vasco. Yo me puedo hacer responsable de que estoy jugando mal, y cada uno debe hacerse responsable. Tenemos un promedio de seis o siete jugadores que están bajos”, agregó.

Luego de la goleada, el fantasma de una posible salida del entrenador comenzó a sobrevolar por los pasillos del estadio Kempes. Por eso, Daniel Díaz habló sobre la continuidad de Arruabarrena, e incluso el Vasco también se refirió al tema.

“La continuidad del Vasco la pone el periodismo. Nosotros no tenemos que hablar de eso. Nosotros tenemos en claro lo que tenemos qué hacer”, sostuvo el Cata.

Arruabarrena, por su parte, señaló: “Me siento con mucha fuerza. Así como están los jugadores dolidos, así lo estoy yo. Somos autocríticos y tratamos de analizar todo”.

COMPARTIR

Comentários no Facebook