La INCREIBLE historia del inglés que marcó a MARADONA en el 86′ y hoy vive en la RUINA

0
698

De la gloria al olvido. Historias que se repiten. Hace poco más de un mes,las fotos del ex futbolista inglés Paul Gascoigne (49) conmovieron al mundo. El mito de la selección inglesa de los 90 está consumido por el alcohol y su salud se encuentra sumamente comprometida. Pero el ex Newcastle, Tottenham, Lazio y Glasgow Rangers, entre otros grandes de Europa, no es el único jugador que atraviesa un drama por su adicción a la bebida.

Ahora, la preocupación se centra en otro histórico del seleccionado británico, a quien una vez más encontraron borracho, tirado en el estacionamiento de un supermercado junto a dos botellas de vino. Se trata nada menos que de un ex defensor que sufrió en carne propia la eliminación inglesa tras los dos goles de Diego Maradona en el Mundial 86. Otro golpe duro de superar…

Una de las fotos que publicó el Daily Mail de Sansom en un estacionamiento. 

Puede no parecerlo, pero el hombre canoso, de abdomen prominente y aspecto desmejorado que este miércoles mostró el Daily Mail  es el ex lateral izquierdo Kenny Sansom (57). Para quienes nunca escucharon su nombre: fue una de las glorias de su país en la década de los 80, y con 86 partidos disputados, es el segundo jugador que más veces vistió la camiseta inglesa en su puesto, sólo superado por Ashley Cole.

Además, está entre los 11 futbolistas con más apariciones para esa selección, en una lista donde hay bestias como Bobby Moore, Steven Gerrard, Bobby Charlton, David Beckham o Wayne Rooney. Y también es una leyenda del Arsenal, equipo en donde jugó entre 1980 y 1988  (314 partidos, entre Liga y copas internacionales). Allí también rompió varios récords.

Sansom jugó 314 partidos para el Arsenal inglés. El arco contrario no era lo suyo: metió apenas seis goles. 

Aunque si hay un dato para destacar, y que tiene relación directa con el fútbol argentino, es que Sansom estuvo presente en los cuartos de final de México 86. Incluso, fue protagonista (involuntario) del mejor gol de la historia de los mundiales: el 2-1 de Diego, que sentenció la historia y metió a la Selección en semifinales. ¿Por qué?

Hernán Casciari, en su brillante relato 10,6 segundos, publicado en la revista Orsai en 2013, lo explica bárbaro. Cuando Maradona toma la pelota en la mitad de cancha, antes de desparramar a medio equipo inglés, Kenny entra en acción (o todo lo contrario). “Aparece por detrás de los dos Peter ypersigue al jugador con una parsimonia que parece de otro deporte. Sansom acompaña al jugador argentino sin desespero, como si llevara a un hijo pequeño a dar su primera vuelta en bicicleta”, cuenta el escritor.

Y continúa: “‘Parecía que estuvieras en un entrenamiento, joder’, le dirá el entrenador Bobby Robson dos horas después, en los vestuarios. ‘Ese no eras tú’, le dirá su medio hermano Allan un año más tarde, borrachos los dos, en un pub de Dublin. Kenny Sansom rebobinará mil veces el video en el futuro. Verá su paso desganado, casi un trote, mientras el jugador se le escapa. Comenzará, en noviembre de ese año (1986), a tener problemas con el juego y el alcohol. En la prensa sensacionalista lo apodarán “White” Sansom, por su afición al vino blanco”, detalla Casciari.

Pero lo que hasta hace un tiempo era tomado a la ligera, con cierto humor negro, ya se salió de control. Desde principio de 2016, los medios ingleses vienen siguiendo de cerca su delicada situación. Aseguran que, pese a haber llegado a ganar casi dos mil dólares por semana y vivir en una mansión de un palo verde, su adicción al juego y al alcohol lo dejaron en banca rota, además de arrebatarle a su esposa y sus tres hijos. Hoy, es unhomeless.

Tanto es así, que este miércoles lo encontraron tirado en un estacionamiento, en estado de ebriedad, junto a dos botellas de vino blanco vacías. Esto se suma a los videos de hace dos meses: lo grabaron caminando por la calle, casi sin poder mantenerse en pie. Y a la dramática confesión de su hermana, Mary, quien en una reciente entrevista contó que Kenny fue alcoholizado al velorio de su madre, el año pasado. Desde su entorno, cuentan que no saben qué hacer para recuperarlo.

En enero, Sansom se presentó en un programa de televisión y conmovió a todos con su relato. “Vine para decirle a la gente que me quiere que lo siento. Voy a tratar de hacer algo por ellos, pero siento haber defraudado a tanta gente”, explicó. Y además, detalló que llega a tomar hasta siete botellas de vino por día. “Disfruto de beber porque me olvido de mis problemas. Soy un cobarde. Si me sucede algo que me afecta, me tira diez metros para abajo, ynecesito del alcohol para salir”, agregó el ex defensor, que se retiró del fútbol a los 29 años, en 1995.

Así y todo, sus amigos aseguran que “es increíble ver lo bien que puede hablar o hacer cosas pese a haber tomado dos litros de vino. Sigue siendo interesante”. Sin embargo, Sansom afronta una batalla complicada que lo llevó, incluso, a decir que siente “desprecio” por su vida e intentar suicidarse. Batalla que ya perdieron ídolos como el recordado George Best, o el brasileño Garrincha. Y tiene en vilo a Paul Gascoigne.

2

comentarios en Facebook