La historia del “Bidon de Branco”:CUANDO ARGENTINA ‘DROGÓ’ A BRASIL CON ‘AGUA BENDITA’ EN ITALIA 90. ¡con vídeos,fotos y testimonios de los protagonista!

0
715

“Brasil, decime qué se siente, tener en casa a tu papá. Te juro que aunque pasen los años, nunca nos vamos a olvidar: Que Diego te gambeteó, que ‘Cani’ te vacunó. Están llorando desde Italia hasta hoy…”. Así reza la particular canción que los hinchas argentinos le cantaban a sus pares brasileños en la pasada Copa del Mundo de 2014.

Publicidad

Argentina es, y será siempre, un monstruo del futbol mundial, Sus jugadores son históricos, respetados y espectaculares. No por nada pueden presumir de tres genios que los llevaron a ganar dos campeonatos de Copa del Mundo así como dos subcampeonatos: Mario ‘Matador’ Kempes, Diego Armando Maradona y Lionel Messi.

Sin embargo, en la historia de Argentina, hay hechos oscuros que enturbian los éxitos que cosecharon hasta nuestros días. Un supuesto arreglo en el Argentina-Perú de 1978, la ‘Mano de Dios’ de México 86 y el ‘Agua Bendita’ de aquella justa de Italia 90. Aquel encuentro que se hace mención en la canción de “Brasil, decime qué se siente” y que supuso una de las trampas más grandes y vergonzosas de la historia.

Como regularmente sucede, Argentina y Brasil llegaban al Mundial de Italia como grandes favoritos. La ‘albiceleste’ como campeona del mundo podía refrendar el título con un Diego Armando Maradona pletórico, mientras que los ‘cariocas’ atravesaron un estupendo momento en las eliminatorias que se consagró en la fase de grupos de aquel torneo.

Ya en el Mundial, Brasil calificaría como primero de su grupo al ganar sus tres compromisos (ante Costa Rica, Escocia y Suecia) con saldo de cuatro goles a favor y uno recibido. Mientras a Argentina le sucedió todo lo contrario en un inicio raquítico perdiendo con Camerún, venciendo a la URSS y empatando con Rumania. Así, calificaron como terceros de grupo dejando al destino un prematuro cruce entre ambos ‘gigantes’ mundiales en los octavos de final, partido celebrado en Delle Alpi, en la ciudad de Turín.

El clásico sudamericano y tal vez, el más partido más importante a nivel mundial, solo comparado con un Inglaterra-Alemania, se viviría pero en una Copa del Mundo fuera de nuestro continente. Era sin duda, el juego más importante del torneo solo detrás de la gran final.

Foto: Youtube

En el primer tiempo, cuando agonizaban los primeros 45 minutos, el defensa brasileño Ricardo Rocha derribó a Pedro Troglio en una falta cualquiera, como las hay en cada uno de los partidos que se han celebrado en la historia. No una patada artera, ni un codazo o un cabezazo, una oportunidad clara de gol, nada de eso, una simple y sencilla falta.

Al entrar los servicios médicos del equipo argentino, como cualquier otra ocasión, metieron al campo botellas con agua las cuales estaban diferenciadas de manera casi imperceptible, por colores. En un detalle que pudo pensarse, era de fair play, Claudio Ibrahim Vaz Leal, mejor conocido como ‘Branco’, uno de los mejores laterales en la historia de Brasil, y que le pegaba al balón como con un tubo, tuvo a mal pedir un poco del agua que sus rivales cargaban. Lo que pasó en ese instante, cambió toda la historia del Mundial.

No era el inmenso calor que se vivía en Turín en aquellos tiempos lo que tenía completamente mareado y con nauseas a un Branco que deambulaba por la cancha y que se tropezaba cada que intentaba patear una pelota. Alguna sustancia contenía esa agua que el lateral había bebido por culpa de los doctores de Argentina, y que presuntamente había ordenado rellenar de manera previa Salvador Bilardo, entrenador de la albiceleste.

En el segundo tiempo, Diego Armando Maradona se llevó con su conocida velocidad y endiablada gambeta a varios defensas brasileños, tocó al espacio para que Claudio Caniggia se quitara de encima al guardameta Taffarel y pusiera el 1-0 definitivo con el que Argentina eliminaría a Brasil en el clásico sudamericano disputado en Italia 90.

La historia condenaría a Argentina años más tarde cuando se dio a conocer que en aquellas botellas de agua había una sustancia llamada Royphnol.

Todos en algún momento hemos visto o al menos, oído hablar de la película ‘Hangover’ (¿Qué pasó ayer?). Esa misma en la que cuatro amigos deciden ir a Las Vegas para festejar la despedida de soltero de uno de ellos. Ahí, en un intento por pasar la mejor noche de sus vidas, uno de los personajes principales pone Royphnol en el Jägermeister de todos desencadenando una noche de gran desmadre y fiesta. Pues bien, eso es Hollywodod y las situaciones se exageran, pero lo que es de la vida real, es que esa misma sustancia fue la que consumió Branco en Italia 90.

Fue el propio Diego Armando Maradona, quien, en un programa de TyC Sports de Argentina, contó aquella anécdota en la que se le hizo trampa a la selección de Brasil, y donde evidenció que varios de los jugadores de la albiceleste sabían del contenido de aquellas botellas de agua.

NUNCA SUFRÍ TANTO EN UNA CANCHA COMO EN ESE PARTIDO. NO PODÍAMOS CRUZAR LA MITAD DE LA CANCHA. ELLOS LLEGABAN SIEMPRE ANTES QUE NOSOTROS, QUE ESCUCHÁBAMOS, PIM, PUM, RUIDO DE PALO, DE TRAVESAÑO, GOYCO IBA DE ACÁ PARA ALLÁ. EL ÚNICO QUE NO LLEGABA ERA BRANCO. EN LA BARRERA ME MIRABA Y ME DECÍA: «DIEGO, VOS TENÉS LA CULPA». CUANDO ALGUNOS FUERON A TOMAR AGUA, CASI LA TOMA OLARTICOECHEA. YO LE DIJE: «¡NO, VASCO, NO!

Y Maradona siguió: “En cambio a Valdo le decía: «Andá, Valdito, tomá que hace un calor bárbaro». Se dieron cuenta, pero Branco se la tomó toda, pateaba los tiros libres y se caía, veía nublado”.

ALGUIEN PICÓ UN TRANQUILIZANTE EN EL BIDÓN Y SE PUDRIÓ TODO

De acuerdo a medios argentinos como Clarín, la orden de poner ese medicamento en las botellas de agua vino directamente de Salvador Bilardo, técnico del equipo, a Miguel di Lorenzo, masajista de la albiceleste. Tiempo después de aquella celebre declaración de Diego Armando Maradona, Julio Grondona, Presidente de la AFA y un tipo conocido no precisamente por su lealtad y transparencia en el deporte, señaló que el ’10’ no se encontraba en buenas condiciones mentales al momento de realizar esa declaración en el programa ‘Mar de Fondo’.

“Algo voy a inventar, algo voy a inventar, no sé qué, pero ya verán. Este partido con los brasileños tenemos que ganarlo, ya vas a ver”, indicó previamente Salvador Bilardo a la prensa de su país.

Como era de esperarse, la Federación Brasileña de Futbol exigió inmediatamente a la FIFA una clara investigación del caso pese a que ya habían pasado más de 20 años de aquel juego. Y como era de esperarse, la FIFA no investigó nada dejando en el supuesto lo que realmente sucedió aquella mañana del 24 de junio de 1990.

Al final, Branco, quien desde el primer instante supo que algo le habían puesto al agua que ingirió, dio unas palabras que pasarán a la historia del futbo

EL ‘JUEGITO DEL BIDÓN’ PUDO HABER ACABADO CON MI CARRERA DEPORTIVA. ¿SE IMAGINAN SI DESPUÉS DE ESE PARTIDO ME CONVOCABAN PARA UN EXAMEN ANTIDOPAJE? ¿QUÉ HABRÍA SIDO DE MÍ? ¿CÓMO HABRÍA EXPLICADO LA PRESENCIA DE ESA SUSTANCIA EN MI ORGANISMO? LO QUE ME HICIERON FUE IRRESPONSABLE, NADA PROFESIONAL Y PUDO TENER CONSECUENCIAS TERRIBLES. POR ESO, DEBE HABER SANCIONES EJEMPLARES PARA ESE ‘JUEGUITO’ COMENZANDO POR EL QUE ERA ENTONCES SELECCIONADOR ARGENTINO…

Aquel encuentro de Turín, del ‘agua bendita’, ha sido la última vez que Brasil y Argentina se ven las caras en una Copa del Mundo. Como el caso de la ‘Mano de Dios’, en muchas mentes se ha puesto a aquel partido como un caso de burla donde se aplaude la trampa, y no se ha analizado como lo que reamente fue: un caso de falta de fair play y trampa.

Cuando Argentina 'drogó' a Brasil con 'agua bendita' en Italia 90

Comentários no Facebook