La dupla Tevez Osvaldo no esta funcionando ¡Analizamos sus partidos juntos!

0
192
Publicidad

La sociedad, por ahora, no trascendió el imaginario popular o los recuerdos del puñado de partidos en la Vecchia Signora. El entendimiento entre Carlos Tevez y Daniel Osvaldo es intenso más afuera de la cancha que adentro, más en los entrenamientos y los vestuarios, que en la cancha. Hay más ida y vuelta en el mate antes de las prácticas que a la hora de pasarse la pelota.

Ellos son parte de un problema que los incluye, pero claramente los excede. Fundamentalmente, porque Boca jamás pudo hacer pie para plantarse y dominar territorialmente primero y tácticamente después. Tevez y Osvaldo fueron dos almas inconexas, buscándose en la oscuridad, con mucha pierna rival haciéndoles difícil la ya casi imposible misión se sumar sus talentos. Entonces, no se los puede analizar en un conjunto, sino a cada uno por su lado, señal que entre uno y otro hubo un abismo.

Para Osvaldo, sin ritmo de competencia, era previsible que le costara un poco acomodarse. El asunto es que le costó eso y mucho más. No encontró su lugar en el área ni fuera de ella. Aún con la salvedad de una lesión que lo complicó, preocupa que Dani Stone arranque en un nivel tan bajo. Pivoteó, intentó jugar a un toque, pero jamás tuvo una jugada clara para poder definir. De hecho, ni pateó al arco.

Tevez dio otra muestra más de un nivel que ya causa más alarma que asombro. Jugó decididamente detrás de Osvaldo, más como enganche que como doble nueve. Tuvo un par de toques interesantes, el resto fue intrascendencia. Tuvo el descuento en sus pies, en un mano a mano con Monetti después de un buen centro de Jara, pero le faltó decisión y el arquero de Lanús le tapó el tiro. Luego, tuvo dos tiros más al arco, desde fuera del área. Y en ambas ocasiones le dio mordido… El resto de los jugadores de Boca fue espectador de la improductividad, como esperando que ellos hicieran todo. A la dupla, también hay que ayudarla.

Comentários no Facebook