La dramática historia de Éder, el heroe de Portugal, ¡Pasa y mira!

0
131

Su padre fue condenado a cadena perpetua por asesinar a la madrastra del jugador.

Nadie se esperaba que el héroe de la final de la Eurocopa fuera Éder. Sin apenas participación durante las fases previas, el atacante luso salió para marcar el gol que dio a Portugal su primera Eurocopa a once minutos para el pitido final. Ahora, en plena excitación tras coronarse campeón de Europa, el trágico pasado del delantero sale a la luz.

El actual futbolista del Lille tuvo que ver con tan solo doce años cómo su padre era condenado a cadena perpetua tras matar a su madrastra en el Reino Unido en 2002. Su progenitor, Filomeno Martins, se obsesionó con el hecho de que su compañera sentimental Domingas Olivais le estaba siendo infiel. Los celos vencieron al sentido común. Martins la estranguló con el volante del automóvil. El cuerpo de la mujer fue encontrado por unos turistas en el río Bure, en el condado de Norfolk.

Éder va a visitar a su padre siempre que tiene ocasión y ahora ha manifestado su voluntad de pagar la claúsula de condena para solicitar la libertad condicional si acredita el buen comportamiento de su padre durante 16 años de su periodo entre rejas. A su progenitor le quedan menos de dos para poder salir, por lo que el jugador está ahorrando gran parte del dinero que gana.

A los tres años, fue enviado a Portugal por problemas económicos familiares. Estuvo en un centro tutelar de menores de Coimbra, donde poco después comenzó sus primeros toques con el balón en el Académica. Luego llegó al ámbito profesional con el Sporting Braga, hasta que fue traspasado al Swansea galés y, de ahí, al Lille. Ahora su nombre está ligado a la historia de la selección de Portugal gracias a un gol que le hizo levantar la primera Eurocopa en la historia del fútbol.

COMPARTIR

comentarios en Facebook