Interna feroz entre el Presidente Blanco y Bou ¿Por no juega ante Boca La Pantera?

0
102

Sigue el agite con la Pantera: la ruptura con Blanco no tiene retorno y se quedó out del clásico del jueves.

Publicidad

En un mediodía soleado, Facundo Sava volvía de la cancha auxiliar hacia el vestuario. Pero antes de ingresar, algo hizo que detuviera sus pasos: al ver que Gustavo Bou estaba a bordo de su auto, esperó que lo pusiera en marcha. Una vez que eso ocurrió, el técnico lo chistó para frenarlo. El delantero se bajó y durante unos diez minutos se pusieron a dialogar a la vista de todos. Necesitaba el técnico saber qué le pasaba, cómo se sentía, qué problema físico tenía realmente. Un rato más tarde, una ecografía dio la respuesta oficial: en su vuelta a las canchas ante Boca, la Pantera sufrió un edema con una sobrecarga en el bíceps femoral de la pierna izquierda, el mismo músculo donde cargó con la distensión que lo marginó del clásico de Avellaneda. “Veremos si llega al domingo (contra Unión)”, dijo el entrenador. Asó, lo descartó para el clásico del jueves contra el Xeneize, por la Copa Libertadores.

Pero detrás de esos estudios se produjeron nuevos capítulos en la historia de Bou. Fue entre la medianoche del domingo y la mañana de ayer, cuando terminó de romperse su relación con Víctor Blanco (ver página 21). Un rato después de la victoria sobre Boca, Christian Bragarnik, su representante, soltó una bomba en el programa Debate Final, por Fox Sports. “Acabo de hablar con Gustavo, se resintió. No sé si es por un tema mental”, disparó en alusión a que, en esa supuesta nueva distensión, pudo influir el bajón anímico de su apoderado, desde que el presidente del club rechazó una oferta de 8.000.000 de dólares brutos del Beijing Gouan de China por el 80% del pase. Resultó llamativo que en el parte médico post clásico no figurara el atacante, por lo que no fueron pocos quienes creyeron que Bragarnik había mentido o exagerado para embarrar la cancha, a partir del resquemor por la decisión de Blanco de no vender al futbolista. “Bou no se resintió de la lesión anterior”, aclararon desde el cuerpo médico.

Desde su entorno aseguran que Bou acusa al mandamás de Racing de ser el responsable de su lesión porque, según él, repercutió en lo físico el disgusto que le provocó. También cuentan que sigue en llamas, aún sin poder digerir que no le dieran la chance de dar el salto económico que espera. Aún no se le pasó el fastidio que expresó el jueves pasado. En la práctica de ayer su malhumor fue notorio. “Blanco no cumplió con su pacto, faltó a la palabra, me decepcionó. Fue egoísta con Racing y conmigo. Me había dicho que me dejaría ir por una oferta que el dejara 6.500.000 dólares al club. Y lo de los chinos llegaba a eso”, lanzó el jueves último.

A todo esto, quedan dudas sobre si apuraron su regreso, y si hubiera sido conveniente aguardar más tiempo para que se recuperara mejor. Siguen movidos los días para Bou.

Comentários no Facebook