INCREIBLE. El DT actual de PRIMERA fue CONTUNDENTE: “prefiero ver el ASCENSO que Europa”

0
613

Chacho Coudet se muestra fana de nuestro fútbol, dice que acá los más chicos se las rebuscan para complicar a los grandes. Quiere jugadores con dinámica y técnica.

“Si puedo elegir, mis equipos jugarán como Central”

-¿En qué momento el jugador desfachatado se hizo conductor de grupos?
-De a poco. Hasta que me sentí entero, no me lancé como técnico. El prejuicio era natural. De mí se hablaba que me pintaba la cabeza y que era extrovertido. Igual, el que me conocía no tenía duda. Siempre me caractericé por ser profesional y disfrutaba el día a día. La imagen distinta era por lo externo.

-¿Sos cercano a los jugadores?
-Puedo sentarme con ellos a tomar mate antes de la práctica y volver a hacerlo cuando terminamos. Pero mientras dura el entrenamiento, soy la autoridad. Lo tienen que entender y lo entienden. En la relación hay una única clave: no mentirles. Más allá de eso, los técnicos tenemos que ser flexibles para adaptarnos a todo. Hoy tengo la posibilidad de armar un equipo con las características que más me gustan. Mañana, cuando tenga otro tipo de jugadores, seguramente tenga otro estilo de equipo. Pero en la relación no puedo fallar.Resultado de imagen para chacho coudet

-¿Qué es lo primero que buscás en el jugador?
-Dinámica y técnica. Me gustan sobre todo los jugadores que entienden el fútbol. Nosotros les damos las herramientas, la impronta es innata. El manejo de tiempos en un partido se trae de la cuna.

-¿Ustedes cuánto deciden durante un partido?
-Lo nuestro debe ser un grito a tiempo. Es un deporte de contagio. A veces uno o dos jugadores están flojos y si no reaccionamos a tiempo desde afuera, enseguida van a ser cuatro o cinco. Podemos modificar algo. Aunque el rumbo lo manejan ellos.

-¿Y qué sentís cuando te ves cómo lo vivís?
-No me gusta. Muchas veces me prometo estar tranquilo. Hasta que empieza el partido y es más fuerte que yo. Me mata que no salga lo planificado, que hayamos hablado algo y estén haciendo otra cosa.

-¿Cuánto tiempo es el prudencial para estar en el cargo?
-Es difícil sostenerse mucho tiempo. No sólo por los resultados, fundamentalmente para seguir llegándole al jugador. Tenemos que sacarles siempre cosas nuevas y cuesta. Para los futbolistas el desgaste es lógico. Escuchar más de un año a la misma persona es bravo.

-¿Te ponés plazos?
-Mientras haya resultados está todo bien. Pero con mi cuerpo técnico siempre nos sentamos a analizar la situación en cada receso y ahí tomamos una decisión.

-¿Apuntás a que tus equipos jueguen siempre igual?
-Cuando un técnico tiene la posibilidad de elegir el plantel, es el ideal. Y yo arranqué con el ideal. Dentro de las posibilidades seleccioné los futbolistas justos para lo que pretendía. Si pudiera elegir siempre, pediría jugar siempre como juega Central. Pero si heredara los jugadores y fuesen distintos a los que tengo hoy, no sería necio y cambiaría. Como sea, la principal búsqueda debe ser la misma: generar bastante y que nos generen poco.

-¿Podrías convivir con un manager?
-Me encantaría. Incluso pedí uno para que me aliviara las tareas pero la Comisión Directiva no coincidió. No era la imagen de club que quería. De entrada los dirigentes me apoyaron en todo, entre otras cosas, porque no son gente de fútbol. Entonces asumí muchas responsabilidades. Sobre todo, llamar a los posibles refuerzos para convencerlos de sumarse.

-¿Los volviste locos?
-A algunos sí. Abusé de las relaciones. Hoy es distinto, ya no tengo que convencerlos: el producto es Central.

-¿Mirás entero un partido del fútbol argentino?
-Todos los días. Me gusta mucho más un partido de fútbol argentino que de cualquier liga europea. Dos equipos chicos, sin chances de pelear por el título y con poco presupuesto, acá se las ingenian para lastimar al rival. ¿Quién mira entero Eibar-Elche? El nuestro es un fútbol atractivo, afuera son más esquematizados.

-¿No ves más matices en el fútbol de afuera que en el nuestro?
-Es el fútbol que nos venden. Y es cierto, hay que reconocer que es donde están los mejores jugadores. Pero juegan Manchester City contra el Swansea y lo vemos por el City, no por el rival ni por el partido en sí. Los chicos de allá juegan todos 4-4-1-1 con la idea de esperar y atacar por las bandas. Obvio que algunas canchas acá son malas y que a la pelota la confunden con un canguro. Pero yo prefiero más un partido de los nuestros. Me engancho más con un partido de Ascenso que con uno de Europa.

-¿Al futbolista le gusta el fútbol hoy?
-No a todos. Hay algunos, incluso jóvenes, que sorprenden porque saben todo. Y otros no están muy metidos. A veces son necesarios esos también. Me pasaba en mis últimos años como jugador. Jugaba un partido que si perdíamos nos dejaba chances de Promoción y había pibes que estaban obsesionados solamente con la Play; esos inconscientes, en el partido, eran los mejores. A mí me encanta el fútbol, pero de la Play sólo sé que tiene un cuadradito, un circulito y una cruz.

comentarios en Facebook