Icardi no le pudo escapar al fantasma de Higuaín

0
70

No hay caso, con el fantasma de Gonzalo Higuaín dando vueltas no se puede. Habrá que exorcizar, enterrar ruda, tirar agua bendita… Tremenda sequía de los centrodelanteros en Argentina! El último que tuvo la fortuna de pegar un grito de gol fue Lucas Pratto el martes 15 de noviembre del año pasado en el 3 a 0 frente a Colombia. Desde entonces mucha agua pasó bajo el puente y nadie dio con la forma de romper el maleficio. Incluso con el destierro de Higuaín no se consiguió destrabar este hechizo.

Publicidad

Mauro Icardi, el lindo de la película, el Principito de Wanda, el resistido por cosas extrafutbolísticas parecía que iba a llegar con su armadura brillante y su espada letal para que en el pueblo la gente volviera a llenarse la boca de gritos de gol, pero en sus dos participaciones no consiguió capitalizar las situaciones y terminó inmerso en la misma sequía que todos sus predecesores.

Ante Venezuela era su partido. De local, ante una selección que llegaba en la última colocación, con un estadio repleto como seguramente lo soñó. Tenía todo a su merced, incluso para derrumbar la temible e histórica racha negativa sin goles que acarreaba la selección en Eliminatorias (la cortó el bueno de Feltscher en 308 con su autogol). Pero no, los nervios, la ansiedad y un montón de condimentos más hicieron que el paso de Mauro por la selección fuera uno más.

Había arrancado bien, movedizo. A los 3’ Messi lo habilitó de gran manera y en el mano a mano el arquero le ahogó el grito con su pié. A los 8’ Di María hizo una gran jugada por izquierda y le envió el centro pero Icardi no fue con decisión y se dejó anticipar por el defensor. A los 12’ Messi la abrió para Di María por izquierda llegó el centro al corazón de área pero Icardi no pudo conectarlo.

COMPARTIR

Comentários no Facebook